Tutankamón, el niño



tutanhamonEl 4 de noviembre de 1922, el arqueólogo británico Howard Carter, realizó uno de los descubrimientos más sensacionales de la historia de la egiptología: la tumba de Tutankamón.

Este joven faraón falleció a los 19 años sin haber consolidado su gobierno y su fama no trascendió por sus actos, sino por el tardío descubrimiento de su tumba. No se sabe mucho sobre su vida, pero los objetos encontrados allí dan una idea acabada de la vida en el Antiguo Egipto. Por ejemplo, había alimentos, pasteles de trigo y cebada o costillas de cordero condimentadas con miel y especias, vino, dátiles, uvas y almendras. Había también seis carruajes ornamentados con oro e incrustaciones de cristal.

Posiblemente a Tutankamón le gustaba coleccionar bastones, ya que había más de cien en su tumba, de ébano, de marfil, de oro y hasta uno muy simple de caña. Y posiblemente también haya sido fanático de los taparrabos, puesto que junto a él había un centenar, junto a una veintena de guantes. También había armas de la época, boumerang, cuchillos y casi cincuenta arcos de diversas medidas y como si fuera poco, dos pequeños féretros con dos fetos femeninos, tal vez dos hijitos muertos que posiblemente haya tenido con su esposa Anjesenamón.

Tutankamón, el faraón niño, falleció muy prematuramente. Tanto es así que no había nada dispuesto para sus honras fúnebres ya que se lo enterró en una tumba que no estaba preparada para él.  Poco y nada se conoce sobre el motivo de su deceso y también mucho se ha especulado. Algunos historiadores creen saberlo y estudios de la momia muestran que fue embalsamado sin su corazón y sin la caja torácica. Este cambio drástico en las costumbres funerarias del Antiguo Egipto, sugiere que podría haber sufrido una muerte violenta. Según algunos egiptólogos, la causa más probable podría haber sido la mordedura… de un hipopótamo, ya que los egipcios eran muy aficionados a la caza mayor.

Si el niño rey participaba de estas cacerías, es muy posible que su muerte prematura, pueda haber sido motivo de un accidente fatal.

Más de treinta siglos después, Tutankamón sigue siendo un personaje misterioso y singular.

tut-tomb-interior tutankamon2 cfile 2009_49_40q2 147874059

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *