Abebe Bikila, veloz y descalzo


descarga (1)Abebe Bikila era un joven que había nacido en Etiopía, en Jato, un pequeño pueblo donde su padre era pastor.  Pero él nunca quiso dedicarse a cuidar el rebaño. Su sueño era correr una maratón, volar los 42 kilómetros y pasar a la historia. Correr era una vocación y no la iba a abandonar.

Por un hecho fortuito, que fue la lesión de otro corredor, Abebe llegó a las Olimpíadas de 1960, en Italia. Y allí, en la Roma eterna este africano etíope fue el primero en conseguir una medalla de oro.  Le llevó dos horas, quince minutos y 16 segundos hacerse del trofeo. Sin embargo la parte más insólita de la historia es que Abebe nunca había usado zapatillas en su pueblo natal. Correr con ellas era todo un estorbo y entonces lo hizo descalzo ante el asombro de todo el mundo que aplaudió su hazaña. Al cruzar la meta en Roma, no paró. Siguió corriendo hasta el Arco de Constantino y al llegar dijo que “quería que el mundo supiera que mi país, Etiopía, siempre ha ganado con determinación y coraje”.

Cuatro años más tarde, en los Juegos de Tokio y pese a que unas pocas semanas antes había sido operado de apendicitis lo cual complicó su preparación, volvió a ganar, pero esta vez con zapatillas, bajando su propio tiempo en tres minutos y convirtiéndose en el único atleta en ganar dos maratones olímpicas consecutivas. Abebe siguió corriendo hasta 1968. Unos meses después, un terrible accidente de tránsito lo dejó parapléjico y cuatro años después murió a consecuencia de ello.  Nunca abandonó su grandeza y era común escucharlo decir que “los hombres de éxito conocen la tragedia. Fue la voluntad de Dios que ganara los Juegos y también que tuviera mi accidente. Acepto las victorias y acepto esta tragedia. Son hechos de la vida y debo vivir feliz”.

Se fue para siempre a correr por los cielos, el 25 de octubre de 1973, a los 41 años.



 9bafa124091d922c4f6ed93b32d50df1 390377_10151635569311874_226327765_n Abebe_Bikila_1968c abebe-bikila-2009-05-05-13087

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *