Alambre Asesino


images (27)A finales de la década de 1860, los colonos inundaron las Grandes Llanuras estadounidenses y cultivaron lo que habían sido prados vírgenes.

Aunque el gobierno apoyaba el desarrollo de la agricultura, los ganados habían pastado durante decenas de años en las praderas libremente, y por eso muy pronto los agricultores comenzaron a tener problemas con los ganaderos.

Las formas de cercado existentes era impropias para mantener el ganado a distancia. La madera era escasa y demasiado cara para usarla en vallas o cercos, mientras que los alambres disponibles se cortaban al helarse en el invierno. Por eso, los límites más eficaces eran setos de arbustos espinosos, pero su crecimiento era muy lento. Era necesario crear un alambre duradero que cumpliera ese cometido.heimwehr01wr8 barbed_wire 0804135480531f3med

Ya se habían presentado varias patentes para alambres de púa, cuando Joseph Glidenn, un agricultor de Illinois, creó en 1873 su versión en la que unas púas se mantienen sujetas a lo largo de un alambre de dos cabos retorcidos. Un año más tarde le otorgaron la patente y como “la cerca Glidenn” fue la primera producida en serie, se le atribuye la invención del alambre de púas, el cual repercutió mucho más allá de los agricultores o ganaderos vecinos.

Sin él habría sido más difícil hacer cumplir la política de EEUU de alentar el asentamiento. Un efecto inmediato es que se convirtieran en propiedad privada las praderas abiertas, hasta entonces tierras sin ley. Aún mayor fue el efecto del alambre de púa en la guerra moderna. Los estrategas militares pronto se percataron de que un tipo de cerco de esta naturaleza, podría detener el avance de hombres y caballos.

Durante la Primera Guerra Mundial, en Flandes y el norte de Francia, las tropas atrincheradas tras marañas de alambres de púa, resistieron ante cualquier ofensiva. Esta superioridad en la defensa sobre el ataque, creó un estancamiento inaceptable para ambos bandos, prolongando la guerra mucho más allá de lo pensado y costando la vida de millones de soldados.

Un invento sencillo y pensado para contener el ganado, había cambiado el curso de la historia para siempre.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *