Alnitak, Alnilam y Mintaka


OrionBeltx_demartin_f45En el Antiguo Egipto una de las constelaciones más fácilmente identificables era la que conocían con el nombre de Sah.

Este nombre ya aparece en el complejo de las pirámides de Sakkara y era la que los egipcios identificaban con Osiris.

A finales del siglo XX, una teoría formulada por el investigador Robert Bauval, afirmaba que el emplazamiento de las tres pirámides más famosas del mundo, en Gizah, Egipto, tenían una correlación exacta con la constelación de Sah, que no es otra que la que hoy conocemos como Orión.  El Cinturón de Orión es familiarmente llamado en América latina “Las Tres Marías” y según esta teoría, las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos son el reflejo en la Tierra de estas estrellas en el cielo. Quizás para demostrar a la posteridad el conocimiento astronómico de ese pueblo o tal vez como respuesta a un regalo de los cielos.

El Cinturón de Orión es un cúmulo de la constelación del mismo nombre y está formado por tres estrellas principales que se llaman Alnitak, Alnilam y Mintaka. Son estrellas de primera y segunda magnitud,  excepcionalmente brillantes y muchísimo más grandes que nuestro Sol.

Mintaka es la más occidental de las tres estrellas y la más tenue. Está situada a unos 915 años luz de nosotros, casi la misma distancia de Alnitak, que es la del otro extremo. En el medio está Alnilam, que es la más alejada del sistema solar, pero es la más grande y la más brillante de las tres. Dista de nosotros 1359 años luz y para la cultura guaraní, alejada de los egipcios en tiempo y territorio, era la madre de las otras dos. Es 26 veces más grande que el Sol e irradia una luminosidad 375.000 veces más potente que nuestro astro rey. Alrededor de estas tres bellezas, y aunque no las podamos ver a simple vista, se sitúan 125 estrellas más que forman el cúmulo estelar Collinder 70.

piramidesestrellasseale images (8)

Por su parte Alnitak, la tercera estrella de las Tres Marías, es 100.000 veces más brillante que el Sol y el calor que irradia podría derretir todo nuestro sistema si estuviera a la misma distancia que se sitúa nuestro astro principal de nosotros.

El Cinturón de Orión o Las Tres Marías se ve desde todos los puntos de nuestro planeta y han sido conocidas por todos las civilizaciones. Los mayas la conocían como “Las Tres Piedras del Fogón”, los guaraníes les decían “Las Tres Viudas”, los árabes le llamaban “El Collar de Perlas”… Para los egipcios este era el lugar de reposo del alma de Osiris, el dios del submundo y un símbolo de la creatividad y de la continuidad de la vida.

Las Tres Marías son, sin duda, uno de las figuras que nos regala el Universo y que han sido desde nuestra propia infancia una imagen fácilmente identificable cada vez que levantamos la cabeza y observamos el cielo infinito, al igual que lo hicieron antes los egipcios, los mayas, los griegos, los romanos, los vikingos… Más allá de los siglos, si levantamos la vista aún podemos ver y admirar lo mismo que vieron y respetaron ellos.

images (7)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *