Maravillosa Anguila



images (3)La anguila europea es un animal digno de admiración. Se reproduce luego de un interminable y romántico viaje sin regreso. En efecto, este diminuto ser realiza uno de los más desalentadores periplos al momento de dejar descendencia. En marzo y abril, las anguilas europeas desovan en las aguas del mar de los Sargazos, en pleno océano Atlántico.

Nunca el ser humano ha podido ver un solo huevo de esta especie, pero se sabe que de ellos salen larvas transparentes de unos 7 milímetros de largo, que a medida que van creciendo toman la forma de una hoja.

Durante los 36 meses siguientes, las larvas navegan a la deriva más de 4.000 kilómetros con las corrientes marinas, hasta llegar a las costas de Europa. Para ese entonces ya miden algo así como ocho centímetros, pero es entonces cuando se produce un fenómeno singular. Cerca de la costa, las larvas se encogen, se achican y con un tamaño de seis centímetros se convierten en anguilas transparentes. Los estuarios de Inglaterra y el norte de Europa las recibe por millares durante el principio de la primavera.

Cuando este curioso animalito se encuentra en aguas salobres, modifica nuevamente su comportamiento y en vez de dejarse arrastrar por las corrientes, comienzan por primera vez a nadar río arriba. Si se topan con fuertes correntadas se esconden entre las piedras, se amparan en las grietas de las rocas o simplemente descansan sobre el lecho arenoso de los ríos sin presentar oposición hasta que pase el susto. Muchas veces nadan hasta alcanzar los ríos de tierras altas o emigran, por vía terrestre a canales, estanques o lagos. Las anguilas en ese período cierran sus estrechas aberturas branquiales y obtienen hasta un 60 % del oxígeno que necesitan para respirar a través de su viscosa piel, lo que les permite emigrar por tierra, arrastrándose por el pasto húmedo durante el frío de la noche.

images images (1) el-informe-nadando-en-qu-mico eel 36403_350x280_72_DPI_0

Finalmente, cuando ya termina el verano, las anguilas de entre 4 y 10 años de edad, se trasladan hacia la costa, dejan de comer y su estómago se contrae. En esa instancia dejan sitio para que se desarrollen sus órganos sexuales.

Y cuando llega el momento, las anguilas parten en un largo e interminable viaje de regreso hacia el Mar de los Sargazos, su lugar de origen. Una vez en su destino se aparean y desovan. Y después, exhaustas por el viaje realizado y habiendo cumplido su misión reproductiva…sencillamente mueren.

La Naturaleza no deja de sorprendernos verdad?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *