La Batalla de Ramree


matanza-de-ramreedescarga (1)El 19 de febrero de 1945 fue una noche trágica en la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Se dice que  miles de litros de sangre corrieron por los manglares pantanosos de la isla de Ramree, junto a Birmania, defendida en ese entonces por los japoneses.

Pero lo increíble de esta historia es que la enorme cantidad de muertos no fue producto de un enfrentamiento con los ingleses que tenían rodeada la región, sino el resultado de una batalla dura, cruel y desigual.

Ese día los japoneses se vieron obligados a retroceder para defenderse del asedio inglés que estaba dispuesto a todo y que después de varios días de bombardeo había logrado romper el cerco por la zona norte.  Sobre el sur, las tropas niponas estaban intactas y por esa razón la orden era replegarse para unirse a ellas y cruzar los 16 kilómetros de la isla al solo efecto de presentar una batalla final y no entregar la isla.

Al anochecer, alrededor de mil soldados se internaron en los manglares y se pusieron a salvo de la artillería inglesa.  Pese a que ya habían transcurrido muchos meses en la zona, jamás se habían adentrado tanto en esta desconocida vegetación, ya que siempre lo habían hecho por los laterales o por la costa. Pero esta vez estaban rodeados y había que cortar camino.

images (5) descarga (2)

Este bosque es el hogar de todo tipo de alimañas, desde enormes arañas y escorpiones a serpientes gigantes. Pero lo más peligroso de todo es la presencia de los cocodrilos marinos, que abundan y merodean bajo las turbulentas aguas y se pasean con sus casi diez metros de largo, amenazantes y silenciosos. Avanzar por la zona es tremendamente dificultoso. El calzado se traba entre el fondo barroso o se enrieda en las raíces de los árboles, mientras los mosquitos atacan sin piedad.

Los japoneses se internaron como pudieron. Se disgregaron en grupos y hasta perdieron contacto visual entre ellos.

De repente se escuchan gritos, disparos de metralla y un enorme escándalo que quiebra la noche. No se ven ingleses y tampoco se explican cómo pudieron llegar tan rápido, sin embargo los gritos son desgarradores, la muerte invade la isla y nadie sabe que está pasando.  El eco de los disparos continuos hace muy confusa la situación, pero es evidente que el enemigo está aniquilando a los japoneses que caen uno tras otro en las aguas del manglar. El ruido del choque de aguas, los cuerpos cayendo y los gritos de dolor hacen de aquella noche un infierno.images (6)

Pero no eran ingleses. Eran sencillamente cientos de cocodrilos que destrozaron uno a uno a casi mil soldados japoneses, sorprendiéndolos en la espesura y sin piedad alguna.

Solamente sobrevivieron 20 soldados y al amanecer ya los buitres estaban haciendo su tarea. Los ingleses fueron testigos mudos al oír el griterío sin entender que pasaba. Nunca se supo realmente cual fue la cantidad de víctimas, pues nadie jamás se adentró en el manglar para hacer el recuento.

La batalla de Ramree está considerada la mayor matanza humana por parte de animales.


cocodrilo-marino

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *