El Batallón Gay


batallonsagradodetebasEn el ejército de la antigua Grecia, existió un tipo de soldado que luchaba a pie, armado con espada y lanza, defendiendo su cuerpo con un escudo redondo y una armadura con túnica corta, coraza de metal y casco.

Se los llamaba “hoplitas” y cada hombre se armaba su propio equipo que no eran todos iguales y pesaban entre 20 y 27 kilos.  En los diversos estados griegos era común exaltar los lazos personales, la amistad y la camaradería entre los soldados de la falange hoplita. Se acostumbraba por lo general, que los miembros más jóvenes, los llamados “paraibatais” buscaran un compañero veterano, un “heniochoi” y así, entre ellos, surgía una relación de afecto y amor de características homosexuales.

El grupo combatiente más famoso de los hoplitas fue sin duda el conocido como el Batallón Sagrado de Tebas, compuesto por 300 soldados, es decir 150 parejas homosexuales.  Este batallón era un cuerpo de élite y fue una parte muy importante de la infantería griega durante 33 años.  Humillaron a los espartanos en varios enfrentamientos y el historiador Plutarco explicaba que “un batallón apoyado en el amor de dos hombres, nunca se romperá y es invencible, ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de su amado, se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros “.

La relación homosexual de estos hombres los hizo prácticamente insuperables en la lucha y fueron durante décadas la admiración de Grecia, hasta que les llegó el tiempo de la batalla de Queronea, en el año 338 a.C., cuando el rey Filipo II de Macedonia y su Hijo Alejandro Magno, terminaron con la independencia de las ciudades- estados griegas.


images (2)

Fue la última pelea de estos soldados. En esa lucha, el ejército griego se replegó, pero el Batallón Sagrado se mantuvo firme defendiendo las líneas de fondo hasta el suspiro final. Las 150 parejas pelearon cuerpo a cuerpo hasta el último minuto y fueron finalmente aniquiladas por la superioridad de Alejandro y su padre. Los 300 soldados homosexuales murieron ese día y ante la vista de los cadáveres, el propio rey Filipo expresó “…perezca el hombre que sospeche que estos valientes hicieron algo inapropiado”.

Todas las parejas quedaron tendidas en el campo de batalla y en la tumba comunal de Queronea, fueron hallados siglos después, 254 cuerpos alineados en siete filas.

 

zzzbatallnsagradotebasq zhoplitasgriegosvssusco

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *