El Berlanguillas


descarga (4)El 8 de julio de 1811, los habitantes de Berlanga de Roa, en la provincia de Burgos, España, fueron sorprendidos por una enorme detonación a las ocho de la tarde de un caluroso día de verano.

Algo extraño había atravesado la atmósfera y había caído en la carretera que unía Berlangas con Aranda de Duero, ante el temor y asombro de los agricultores, que nada sabían sobre rocas que caen del cielo.

Parecía un cañonazo pero fue grande la sorpresa cuando dieron cuenta que se trataba de algo inusual: efectivamente era un meteorito de regular tamaño, el cual levantó una tremenda polvareda al impactar contra el suelo que tembló estrepitosamente.  El golpe inesperado provocó un cráter de casi tres metros de profundidad, que quedó humeando cierto tiempo. En el centro del socavón se encontraba una pieza que tenía el aspecto de una gran piedra de color rojizo, que provocó que todos los habitantes del poblado desfilaran para verla.

Berlangas de Roa

Berlangas de Roa

Un pelotón de soldados franceses que casualmente pasaban por la zona bajo el mando del general Jean Marie Dorsenne, se acercaron al sitio y el militar, percibiendo que el fenómeno estelar no era común, ordenó trasladar la pieza para su estudio hasta el “Jardin des Plantes de Paris”, que pertenecía al Museo de Historia Natural de Francia.

Por esos tiempos, España era gobernada por “Pepe Botella”, José Bonaparte, hermano del emperador francés Napoléon. Por tal razón se consideró que el meteorito, aunque había caído en territorio español, pertenecía a Francia, mucho más teniendo en cuenta que el general Dorsenne era el gobernador de Burgos y por ende, la máxima autoridad de la región.

José Bonaparte

José Bonaparte

Al meteorito se lo bautizó con el nombre de “Berlanguillas” en honor a la zona de impacto, pero lo cierto es que nunca estuvo en territorio español ya que Francia se lo apropió. Ningún gobierno español lo reclamó desde aquel entonces, a pesar de haber pasado más de 200 años. Precisamente a fin de conmemorar los dos siglos de aquel evento, el municipio de Berlangas de Roa, solicitó en 2011, la entrega de uno de los fragmentos en los que se dividió la piedra espacial.  Basaba su pedido en la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad firmada en 2007, la cual determina con justa razón que se considera parte del patrimonio ecológico español todos los meteoritos caídos en territorio de España, algo lógico y respetable.
Guarena_don_edwards_USGS

El meteorito que cayó en Berlangas de Roa es una condrita del tipo L6, baja en hierro y de pequeño tamaño, por lo que su impacto no generó grandes cráteres. “Las condritas son importantes porque tienen cóndrulos, esferas que se crearon al principio del sistema solar”, explica Matthieu Gounelle, investigador del Museo Nacional de Historia Natural de París.

fragmentos del Berlanguillas

fragmentos del Berlanguillas

A lo largo de todo este tiempo, el meteorito español ha sido dividido en siete trozos de variados tamaños. En la actualidad se encuentran distribuidos en diversos lugares: el mayor de 1,2 kilos en el Museo de París y el resto en ciudades tan dispares como Londres, Viena, Budapest, Berlin y Chicago.  El trozo más representativo, tal vez por haber llegado del cielo… está en el Museo del Vaticano, pero ninguno en el país donde impactó. 

Realmente una injusticia.carberlan

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *