Cagliostro, el alquimista


Cagliostro1Estrasburgo era en 1779 una ciudad de Francia tranquila y apacible. En ese año, cuando todavía la Revolución Francesa era una utopía, llegó de Rusia un personaje que dejaba boquiabiertos a los poderosos de la Europa del Siglo de las Luces.

Se identificó como el Conde de Cagliostro y afirmaba haber conocido a la emperatriz Catalina II pues había curado a su primogénito de una enfermedad complicada.  El hombre aseveraba ser médico, con la novedad que a las tisanas de la época o a los purgantes o elixires de moda, él les agregaba extrañas imposiciones de manos e invocaciones a Dios y a sus ángeles celestiales.

Ya sea por casualidad o por talento, por suerte o por estafa, el misterioso conde tuvo un éxito resonante, ayudado por una buena dosis de fortuna. Por ejemplo, se ganó el respeto de muchos cuando curó la esterilidad de la esposa de un famoso banquero y luego sanó el asma al cardenal de Rohan, capellán de Francia. Por sugestión o por milagro, su fama se extendió rapidamente y se consolidó su reputación.  Para colmo, era muy parecido al rey Luis XVI y eso hizo creer a muchos que se trataba de un hijo bastardo de Luis XV

Cagliostro era también alquimista y decía ser capaz de fabricar piedras preciosas e incluso producir oro de la nada. Como mago también aseguraba tener el secreto de la eterna juventud e hizo creer a muchos que gracias a sus medicamentos que él mismo se administraba, había llegado a cumplir sus …primeros 300 años ¡. Y como vidente llegó a predecir algunos números de la lotería londinense y acertó en la fecha de muerte de la emperatriz María Teresa de Austria.

cagliostro1 Cagliostro_présidant_une_réunion_de_Francs-Maçons_-_gravure_satirique_anglaise_de_Gillray

Con una fortuna amasada se trasladó a París, Lyon y Burdeos. Era un hombre culto y podía opinar de cualquier cosa y decía no pertenecer a ninguna época. Una especie de viajero del tiempo. Sin embargo la policía reveló su verdadera identidad. Se trataba de Joseph Balsamo, nacido en Palermo en 1743, educado en un convento franciscano de donde lo expulsaron por mala conducta. Se hizo pintor y falsificador, se casó con una tal Lorenza Feliciani que se convirtió en su cómplice con el nombre de Serafinia. Ayudado por ciertas logias masónicas, Cagliostro iba de ciudad en ciudad estafando gente y creando ilusiones durante algún tiempo. Finalmente fue arrestado en 1785 y se lo expulsó de Francia. En Italia volvió a ser encarcelado y esta vez lo juzgó la Inquisición, siendo condenado por brujería y llevado a la prisión de San Leo, cerca de Roma. Su muerte, en el año 1795 sigue siendo una incógnita. No se sabe si fue estrangulado o si logró escapar a Rusia o a América. Tal vez, dicen algunos investigadores, murió loco en prisión, pero la verdad sea dicha, jamás se encontró su tumba. ¿Cómo hacía lo que hacía? ¿Cuáles eran sus trucos? .

El alquimista francmasón, adivino, falsificador y curandero, se llevó su secreto a la tumba.

 

29225121434677861396110

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *