Catedral de Zipaquirá


A unos 30 kilómetros de Bogotá, la capital de Colombia, se encuentra la mina de sal de Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca, a una altitud de 2700 metros sobre el nivel del mar.para-organixar-nikon-036

Ya en 1801, el naturalista Alexander Von Humbolt pudo apreciar las características especiales de este lugar que hoy en dia son una excelente atracción turística.

Allí, en esta formación que tiene una antigüedad de 200 millones de años, funciona una mina de sal que presenta una inusual característica: se ha construído a 180 metros de profundidad, una catedral de sal que es considerada como una de las maravillas naturales de Colombia.

En 1932, viendo la devoción de los mineros por las imágenes religiosas, el director del Banco de la República, tuvo la idea de construir una capilla subterránea. Se iniciaron los trabajos en 1950 y la obra fue inaugurada en 1954 siendo modificada en 1991, para mostrar hoy al mundo una imagen inolvidable que fue inaugurada fnalmente en 1995.images-1 images-2 images-3 images-4 images catedral_de_zipaquira_0 catedralsal7 descarga-1 descarga-2 descarga

Mucho antes de plasmar la idea final, las minas donde trabajaban un centenar de obreros, tenían tradición religiosa. Por ese motivo los mineros se encomendaban a Nuestra Señora del Rosario, que es la Patrona de los Mineros.

El moderno diseño comprende tres secciones principales.  Primeramente se accede a un Via Crucis, pequeños altares tallados en sal, que comunican directamente hacia la cúpula principal.  Mas adelante, una serie de balcones dejan ver la inmensa cruz de 16 metros en la nave central, tallada bajo relieve, la cual destaca por una muy precisa iluminación artificial.

El tramo final conduce a la Catedral, con pasadizos y estructuras intercomunicadas y repletas de simbolismos.  Grandes cavidades de la vieja mina, hoy están decoradas con obras monumentales que convierten a esta catedral en única en el mundo como santuario religioso y cultural.  En uno de los socavones se presentan además obras musicales y se pueden apreciar conciertos o misas que lucen deslumbrantes ante la magnifica acústica de un lugar increíble. En su interior se encuentra una variada colección artística, con esculturas de sal y mármol en un ambiente que invita a la reflexión, rodeado de un extraño clima subterráneo lleno de un profundo sentido religioso .

La catedral de Sal de Zipaquirá es considerada como uno de las obras arquitectónicas y artísticas más notables de la arquitectura colombina, otorgándosele incluso el titulo de joya arquitectónica de la modernidad. La importancia de la Catedral, radica en su valor como patrimonio cultural, religioso y ambiental.  La Catedral de Sal logró la mayor calificación en un concurso de 2007 para elegir las siete maravillas de Colombia, siendo propuesta para competir entre las Siete Maravillas del mundo moderno.para-organixar-nikon-048-small para-organixar-nikon-050-small

Caminar por sus pasadizos, subiendo y bajando por enormes galerías de sal, es una actividad inolvidable que hace de este lugar, aún para el no creyente, una experiencia que invade el alma de placer ante la magnifica obra artística realizada por el hombre en un hueco del planeta formado por fuerzas de la naturaleza.

Maravillas de un mundo increíble…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *