Cher Ami


“ Cher Ami ”, en francés “querido amigo”, es el nombre de una paloma mensajera que había sido entrenada por un grupo de colombófilos de EEUU, para ser utilizada durante la Primera Guerra Mundial por el Cuerpo de Comunicaciones en territorio francés.

En octubre de 1918, el Batallón de 500 hombres de la 77ª División en la Ofensiva de Meuse Argonne, estaban rodeados detrás de las líneas enemigas, sin municiones y faltos de alimentos.  Los alemanes arreciaban con todo su armamento y eran pocas las posibilidades de sobrevivir, a tal punto que mas de la mitad de los franceses cayó bajo las balas enemigas, incluídas los del fuego amigo, que confundidos por la ubicación tiraban contra sus propios compañeros.

El mayor Whittlesey, al mando de la división francesa, envió mensajes mediante dos palomas mensajeras que fueron abatidas. Sólo quedaba una tercera paloma que era Cher Ami, la cual fue enviada con una nota atada en su pata izquierda, donde se leía con letra despareja “estamos junto al paralelo 276. Nuestra propia artillería confundida nos está bombardeando. Por el amor de Dios, deténganlos!”.

Cuando Cher Ami levantó vuelo, los alemanes se dieron cuenta de la presencia del mensajero y desde los matorrales del terreno abrieron fuego. Las balas zumbaban a su alrededor y al cabo de varios minutos fue derribada, pero se las arregló para aletear malherida.  Voló 32 kilómetros a la retaguardia en menos de media hora y salvó la vida de 194 hombres. Las heridas del ave eran importantes. Tenía una esquirla en el pecho, perdió un ojo y una de sus patitas colgaba de un tendón. Fue la heroína del escuadrón 77 ya que los médicos salvaron su vida pero hubo que amputarle la pata, por lo que le hicieron una prótesis de madera liviana. Una vez repuesta del susto, fue embarcada a EEUU, donde fue galardonada con la medalla Cruz de Guerra con Hojas de Roble, pero no logró sobrevivir de sus heridas más que unos pocos meses.

Cher Ami murió el 13 de junio de 1919 y tiempo mas tarde fue incluida en el Salon de la Fama de Palomas y recibió post mortem una medalla de oro por sus servicios heroicos durante la Primera Guerra Mundial. En la actualidad se encuentra embalsamada y expuesta en el museo de Historia Estadounidense.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *