Chunee


3F4Chunee fue un elefante indio, grande y poderoso que durante años arrancó gritos de exclamación y cariño a aquellos que acudían a verlo a la pista del su circo, en Londres.

Antes de ser comprado por la compañía circense, trabajó para algunas representaciones teatrales en el Teatro Real y en el Covern Garden, ya que su carácter tranquilo y apacible permitía tenerlo mansamente sobre el escenario. Incluso Lord Byron llegó a decir en una ocasión, que se había sorprendido por la enorme inteligencia de este paquidermo que se hacía querer.

Todo fue bien hasta que Chunee sufrió una infección en uno de sus colmillos que, debido al dolor insoportable, le cambió el carácter, perdiendo el control y aplastando a uno de sus cuidadores durante uno de sus paseos.

Las leyes de esa época eran realmente primitivas, ya que no distinguían entre seres humanos y animales, emparejando las condenas  a todos por igual. Por esa razón Chunee fue condenado a morir fusilado, como si fuese culpable de su irracional torpeza.

Así fue que una mañana de 1826, un pelotón de fusilamiento se plantó frente al enorme elefante y disparó nada menos que 152 proyectiles de mosquete, casi a quemarropa. Pese a tan exagerado accionar, los disparon no pudieron acabar con él, aunque sí le infringieron graves heridas. Su cuidador principal acabó con el cruel e innecesario sufrimiento del pobre animal, atravesando su garganta con una espada.PE16 chunee-the-elephant hide-of-chuny

El esqueleto de Chunee fue expuesto hasta 1941 en el Real Colegio de Cirujanos de Londres, hasta que  un bombardeo de la Lutwaffe, la fuerza aérea alemana, dejó al edificio en ruinas y acabó con los restos del pobre elefante que había sido la diversión de miles de ingleses que lo amaban.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *