Cuicuilco


cuicuilcoLa capital de México es una ciudad extendida, conocida con el apelativo común del “D.F” o sea la abreviatura de “Distrito Federal”.

Allí, en el extremo sur de esta enorme urbe de varios millones de habitantes, en el centro de lo que fuera el Lago de Texcoco, se encuentra Cuicuilco, un sitio arqueológico que aún despierta inquietud entre los estudiosos.

Debajo de una colina, que durante cientos de años pasó desapercibida, fue descubierta una extraña pirámide circular en 1917. Sin embargo, no fue hasta 1922 cuando comenzaron las obras para desenterrar lo que después se convirtió en la pirámide más antigua del mundo. Tapada durante siglos por una espesa capa de lava, pudo datarse finalmente que este monumento tiene por lo menos dos mil años más que la pirámide de Keops.

El escándalo explotó en 1947 cuando las pruebas del carbono 14, siempre discutibles, la ubican en un período anterior a los 6.500 años. En su interior se hallaron figuras extrañas, de hombres con escafandras y cascos y un enigmático ser barbado. En sus alrededores, hay grandes piedras clavadas verticalmente, similares a los menhires del paleolítico, otra aberración para los científicos que no aceptan esta rareza en la arqueología americana.

Mucho más extraño es su forma circular, con casi 20 metros de altura y un diámetro de 125 metros, con una variada cantidad de rampas que permiten su acceso a la parte mas alta, lo cual hace que el nombre de “pirámide” no cuadre bien, ya que en realidad su forma es cónica.  Cuicuilco se convirtió en una paradoja para la que la ciencia oficial no tiene aún respuesta. No encaja en ninguna de las páginas de la historia de América, pero sin embargo allí está.

Y como si fuera poco, el mundo científico asiste en silencio a la destrucción total de este espacio arqueológico, que paso a paso, desde hace decenas de años, se viene aniquilando con grandes edificaciones y centros comerciales, tales como la Universidad Autónoma de Mexico, construida paradójicamente sobre las ruinas de este misterioso centro que fuera cubierto totalmente por la erupción del volcán Xitle, que según los entendidos, entró en erupción aproximadamente en el año 7000 antes de Cristo.

Al igual que la Pompeya romana, Cuicuilco sucumbió ante el embate de la Naturaleza. Tal vez por eso y por la ausencia de su historia escrita, los conflictos en cuanto a su antigüedad y al pueblo que lo construyó siguen hasta el día de hoy, sumergidos en un profundo y llamativo misterio.

 

 img_Corrales01_01 images (2) cuicuilco-piramide 350px-Piramide_Cuicuilco_1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *