Desde los cielos infinitos


meteoritoEn el sudoeste de Africa existe un país llamado Namibia. En este territorio, en el año 1920, fue descubierto el más grande meteorito que haya caído alguna vez sobre nuestro planeta.

Por lo general, la gran mayoría de estos viajeros del universo, no llegan a tocar tierra ya que se pulverizan en nuestra atmósfera. Sin embargo, éste fue increíblemente grande y aunque ardió por la fricción no llegó a consumirse. Pesa nada más ni nada menos que 60 toneladas y tiene una dimensión de tres metros de largo por tres de ancho y un metro de altura.Está compuesto por hierro, cobalto y níquel y 35 años después de su descubrimiento fue declarado Patrimonio Nacional de Namibia y nadie ha logrado moverlo del lugar en que cayó. Se lo bautizó con el nombre de Hoba.  En marzo de 1955 se lo declaró Monumento Nacional.images (1) images (6)

Pero tal vez, aún más increíble es la historia de otra roca del espacio, bastante más liviana (apenas unos 200 kilos), que impactó en nuestro mundo hace unos 15.000 años, entre Mongolia y Siberia.  Miembros de un antiguo grupo budista encontró este aerolito al que llamaron Chinga y con parte de este material esculpieron en el siglo IX una deidad con la tristemente célebre cruz esvástica en su vientre. Cabe aclarar que la cruz esvástica se la utiliza desde hace más de mil años en la escritura china.

En 1938, un grupo de científicos alemanes encontró la estatua justamente mientras en su delirio, buscaban el origen perfecto de la raza aria. Trasladada a Alemania permaneció enclaustrada, casi como objeto de veneración alemán, en una colección privada. Fue recién en el año 2007, cuando el geólogo Elmar Buchner, de la Universidad de Stuttgart, la estudió y descubrió que se había esculpido sobre un poco común bloque de meteorito ferroso llegado de las estrellas. Sin embargo otros expertos aseguran que la pequeña escultura no se hizo hace siglos, sino que es un trabajo moderno, posiblemente entre 1940 y 1970. Lo que nadie duda es que realmente está esculpido sobre el material de un pedazo de roca caída del cielo.

Un viaje de millones de kilómetros que se convirtió en una deidad terrestre.

La estatua budista con la esvástica esculpida en un meteorito resultó ser falsa

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *