Edison, el sordo


edison1Thomas Alva Edison fue uno de los mayores inventores de toda la historia. Y tal vez sea cierto, aunque muchos de los más de mil inventos patentados por este hombre no hayan pasado a la posteridad o hayan sido leves mejoras de aparatos que ya habían sido diseñados por otros inventores.

Sin embargo no se le puede quitar mérito a este hombre nacido en 1847 en Ohio, Estados Unidos, que ha llevado una vida extremadamente singular.  Fue educado por su madre, ya que a los ocho años fue expulsado de la escuela por considerárselo levemente retrasado e improductivo. A los doce años comenzó a trabajar de vendedor de diarios en los trenes, lo cual le permitió imprimir un periódico en un pequeño laboratorio montado en uno de los vagones del ferrocarril. Su primera patente fue un contador de votos, la que se convirtió en un verdadero fracaso. Aún así siguió insistiendo y muy pronto se convirtió en un inventor independiente y exitoso.

Por su mente caliente pasaron miles de diseños, y en su vida adulta llegó a patentar un invento cada quince dias: el telégrafo impresor, el micrófono de carbón, el fonógrafo, las pilas alcalinas, diversos tipos de cemento y hormigón, el mimeógrafo, la lámpara incandescente y la electricidad entre otros.

En 1893 construyó el primer estudio cinematográfico del mundo, la puntada inicial de lo que más tarde fuera una industria descomunal.  La vida de Edison parece realmente de película.

Un incidente en su juventud cambia su destino. Producto de haber caído a las vías de un tren cuando salvó milagrosamente la vida de un niño, Edison sufre una enorme disminución auditiva, pero al mismo tiempo se convierte en telegrafista, ya que el padre de la criatura, agradecido por tal acto de salvataje, le enseña el oficio que él tenía. Consiguió empleo pero no duró mucho ya que por culpa de no transmitir bien las señales telegráficas, estuvo a punto de provocar una colisión entre dos trenes de carga y fue inmediatamente despedido.

Edison llevó su sordera a cuestas durante toda la vida, incluso cuando conoció a su esposa a la que le enseñó el código Morse mientras la cotejaba. Cuando ella pudo comprender el sistema, él le propuso matrimonio dándole golpecitos en la mano. Una vez que estuvieron casados, tenían largas charlas en código y cuando asistían a una obra de teatro, la señora Edison mantenía sus dedos apoyados sobre la rodilla de su marido, transmitiéndole el texto de los actores, sin perder detalle.

El 18 de octubre de 1931, Edison muere en Nueva Jersey y como homenaje a su labor con su invento estrella, la lámpara incandescente, se apagaron durante un minuto, las luces de las principales ciudades del mundo.

 

3 edison11 images (17)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *