Hirviendo a Cero Grado


images (13)images (11)Si hoy decimos que el agua puede hervir a cero grado Centígrado, o Celsius, puede parecer un disparate. Sin embargo esto sucedió realmente en el año 1742…

La historia es mas o menos así: Cuando nos hablan de temperaturas, nos viene a la memoria las escalas aprendidas alguna vez en la escuela: Fahrenheit y Celcius, pero la gran mayoría de nosotros no sabemos con exactitud a cuantos grados equivalen cada una de ellas. Mucho menos lo que hay detrás de cada escala.

Fahrenheit

Fahrenheit

Celsius

Celsius

A principios del siglo XVIII, las cosas deben haber sido aún más confusas, ya que en esos tiempos se utilizaban por lo menos 35 escalas diferentes para medir el frio y el calor y era muy difícil ponerse de acuerdo sobre a que temperatura calentaba el verano o que tan fría era la nieve, por ejemplo.

Fue en el año 1714 cuando se empezó a usar una sola escala. Fue cuando el alemán Gabriel Daniel Fahrenheit inventó el primer termómetro práctico. Consistía en una cierta cantidad de mercurio dentro de un tubo sellado y graduado.  Gabriel asignó el grado cero a lo más frío que conocía, una mezcla de hielo y sal, mientras que había pensado en darle el número doce a la temperatura de una persona sana.  Pero cuando se tomó la temperatura de las personas el mercurio ascendió mucho más de lo esperado. Para evitar temperaturas tan altas y poco manejables, dio a su escala ocho veces mas divisiones y entonces asignó a la temperatura corporal un valor de 96. La cifra exacta es 98,6 grados o sea 37 en la escala Celsius aparecida casi tres décadas más tarde.  Obviamente hay que interpretar que todas las mediciones han sido levemente arbitrarias y lo que hoy conocemos como común para una determinada temperatura, han partido de números elegidos por el hombre en base a una referencia inicial.fahrenheit_celsius

Fahrenheit luego registró los puntos de congelación y ebullición del agua pura, 32 y 212 respectivamente dándose cuenta que estas dos temperaturas son ideales porque son constantes bajo determinada presión. Su escala muy pronto se hizo popular, sobre todo en los países de habla inglesa y no tardó en ser imitada.

Hasta que en 1742, apareció el astrónomo sueco Anders Celsius y propuso una escala en la que el cero grado fuera el punto de ebullición del agua y los 100 grados el punto de congelamiento.  Y esta es la parte de la historia poco conocida.  Muy pocos saben que Celsius marcó su escala en la forma invertida a cómo se la utiliza actualmente, ya que fue recién algunos años más tarde, luego de su muerte, cuando el sistema fue dado vuelta para mayor comodidad y se le asignó el cero grado al punto de congelamiento y los 100 grados al punto de ebullición. O sea, que puede decirse sin temor a equivocarnos…que en el año 1742 el agua hervía a cero grado y se congelaba a los cien, algo impensado hoy en día…

Cuando a fines del Siglo XVIII Francia introdujo el sistema métrico decimal, la escala centígrada de Celsius ganó mayor fama y muy pronto llegó a ser la escala de temperatura normativa  para todo trabajo científico, aunque no hay que olvidar que Gabriel Fahrenheit fue el que marcó el orden y el respeto por una escala única, siendo aún utilizada en muchos países de habla inglesa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *