El Auto Maldito 1


atentado1pg2El 28 de julio de 1914, el archiduque Francisco Fernando y su esposa la archiduquesa Sophia, fueron asesinados a tiros por Gavrilo Princip, miembro del grupo “La Joven Bosnia”, mientras iban en un bonito coche de época de seis plazas, descubierto y fabricado por la empresa austríaca Graef und Stift.

(ver aquí mismo, artículo “Error de tránsito y guerra”)atentsarajevo

Este fue el evento que dio comienzo a la Primera Guerra Mundial y las primeras muertes en las que un automóvil estuvo involucrado. El auto era color rojo sangre y parecía augurar un futuro de desgracias para quien lo poseyera.

La leyenda cuenta que todos los dueños de este Graef und Stift han sido víctimas de muy mala suerte.

El General Portiorek fue el siguiente en poseer este particular auto. Después de una derrota militar enorme y un amargo viaje a Viena comenzó a tener problemas mentales y murió en un manicomio.

El nombre de la siguiente persona propietaria de este coche se desconoce. Todo lo que se sabe de él es que era un capitán del ejército. Un dia mientras lo conducía, se encontró con dos campesinos que caminaban por la carretera. Intentó esquivarlos bruscamente, pero perdió el control y se estrelló contra un árbol, con tan mala fortuna que los tres murieron en el accidente.

El coche llegó hasta el gobernador de Yugoslavia. Durante el tiempo que tuvo el vehículo, sufrió cuatro accidentes distintos en uno de los cuales perdió un brazo. Llegó a la conclusión de que el fue el auto el que traía mala suerte y su amigo, el Dr. Srikis, se lo compró muy barato riéndose de esas ideas tan superticiosas. A los seis meses, Srikis murió al volcar en forma inexplicable.

El auto, minutos previos al etentado del archiduque

El auto, minutos previos al etentado del archiduque

 

Posteriormente fue adquirido por Simon Mantharides, un joyero coleccionista de antigüedades. Seis meses después se suicidó sin dar explicaciones.

El auto pasó a manos de otro coleccionista. Se trataba de un médico y al parecer, comenzó a perder pacientes y a tener problemas económicos. Antes de que sea tarde, el hombre lo vendió y fue adquirido por un corredor suizo, nada creyente en esto, a tal punto que quiso demostrar que no había nada maléfico en el coche. Lo puso en la pista y aceleró. Tanto aceleró que se mató al salirse de la ruta.

La historia mas curiosa es la de un terrateniente de Sarajevo. Un día, mientras paseaba feliz con su nueva adquisición, sin sospechar de su turbio pasado que le habían ocultado, el Graef Und Stift se detuvo sin motivo aparente. Cuando estaban atándolo a un carro de bueyes para transportarlo al taller, aquel auto infernal se puso en marcha súbitamente, atropelló a su dueño y cayó por un barranco.Graef-und-Stift

Pero la leyenda no termina. Aún estando destrozado, Tiber Hirshfield, propietario de un negocio de vehículos de alquiler, lo compró, lo restauró y lo pintó de azul. Quizás esperaba que el cambio de color acabara con su maldición. Lo alquiló inmediatamente y era el auto justo para una boda. La primera vez que se lo usó para ese fin, el chofer t rató de pasar una larga fila de autos y el coche misteriosamente se salió nuevamente de control y se estrelló a gran velocidad. Cuatro de los cinco ocupantes murieron, incluso su dueño que era quien manejaba.

Quizás sea solo una seguidilla de hechos casuales. Pero cuando se multiplican tantas desgracias en un solo objeto, da para pensar cualquier cosa. Actualmente este auto está expuesto en el “Heereschichliches Museo de Viena”. Como dato curioso vale comentar que este edificio parecía un imán para las bombas de la Segunda Guerra Mundial. La mayor parte del museo quedó en ruinas, pero misteriosamente el Graef Und Stift no sufrió ni un rasguño. Sin duda, es un aparato mas parecido a un asesino en serie que a un automóvil…

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Una idea sobre “El Auto Maldito