El Caso Vidal


Este caso tuvo grandes repercusiones en su momento y fue investigado por decenas de especialistas, que culminaron todos en el mismo punto:  silencio oficial y mutismo familiar.

El hecho sucedió en agosto de 1968 y sus protagonistas principales fueron el matrimonio Vidal.

El hombre, dedicado a tramitaciones judiciales, viajaba en forma habitual de Chascomús a Maipú, ambas ciudades de la provincia de Buenos Aires, Argentina.   El día del extraño hecho lo hacía en compañía de su esposa Esther Raffo y de otro matrimonio, amigos que los precedían en un segundo automóvil, ya que venían de una reunión familiar en la primera ciudad.

Luego de cenar, habían emprendido el regreso hacia Maipu pocos minutos antes de la medianoche, tomando la vieja ruta 2.  El matrimonio amigo llega sin ningun problema y han convenido con los Vidal esperarlos en su domicilio, sin embargo pasan los minutos y la demora del segundo auto se hace larga.  Les llama la atención ya que la distancia entre auto y auto era, en un principio, lo suficientemente corta como para observar los faros de cada uno, razón por lo cual deciden volver sobre el camino para ver que les había sucedido. No encuentran nada y no existe el mas minimo rastro del matrimonio Vidal en todo el trayecto Maipu-Chascomus. Denuncian el hecho y una patrulla policial sale en busqueda de un posible accidente, lo cual es inmediatamente descartado.

Horas mas tarde, el señor Rapallini, escribano conocido de Maipú, recibe una llamada directa desde el Consulado Argentino en México, por medio de lo cual se les informaba que el matrimonio Vidal se encontraba en dicho país y que regresarán vía aérea, solicitando que sean esperados en Ezeiza.  A continuacion el consul argentino, don Rafael Lopez Pellegrini, les pidio que guardasen total mutismo sobre el caso, para dar tiempo a que las autoridades efectuaran una investigacion. Una vez arribados, la señora es internada dado su alto nerviosismo en una clinica de Capital.

El relato del señor Vidal, indica que la noche del episodio venian escuchando radio y ni bien abandonan la ciudad de Chascomús, encontraron un espeso banco de niebla, al que ingresan disminuyendo mucho su velocidad.  A partir de allí no recuerda nada más y recobra la conciencia hallándose en un camino totalmente desconocido, junto a su esposa, en su mismo auto un Peugeot 403.  Ninguno con señales de violencia y solo con una especie de molestia en las nucas y la sensación como de haber dormido demasiado.

Vidal nota que la pintura del coche se halla quemada en varias partes, pero que el motor funciona correctamente. Pregunta y se da cuenta, pese a que sus relojes se han detenido, que han pasado cerca de 48 horas y que está en una zona de México que desconoce, dando aviso a las autoridades que lo contactan con el Consulado.

El automóvil fue confiscado por un organismo de los EEUU que intervino en el caso y a cambio de ese, se le entregó un coche nuevo, misma marca y modelo.

Rápidamente diarios como La Nación, La Razón y La Mañana reprodujeron la noticia y el caso ya era una cuestión de estado.

El caso tomó ribetes de ciencia ficción en su momento, sin embargo pudo comprobarse, pese al hermetismo que mantuvo el matrimonio y la voluntad de ciertos organismos oficiales, que el nuevo automovil existió, como asi también los testigos que aseveran la presencia del matrimonio en la cena de Chascomuns,  los pasajes del vuelo México-Argentina, la comunicación telefónica, la imposibilidad del traslado del automovil en el supuesto caso de haber sido un fraude, etc.

Solo unas pocas semanas despues, un joven testigo, familiar de los Vidal, se presentaria en el ciclo de gran exito en esa epoca “Sabados Circulares de Mancera” conducido por el periodista Pipo Mancera, hablando de estos hechos. Ese familiar era el joven veinteañero Juan Alberto Mateyko, quien años después se convertiría en afamado conductor y locutor radial.

El caso tuvo una increíble repercusión mundial y figura aún hoy, en infinidad de publicaciones. Sin embargo, dado los silencios y los nombres ficticios de ciertos personajes vinculados, muchos creen que se trataría de un fraude inventado al solo efecto de publicitar una pelicula argentina que se estrenaba en esos meses.

En una entrevista al sitio Mistery Planet, frente a la pregunta por este caso, el investigador Fabio Zerpa aseguro “El famoso Caso Vidal, es auténtico y verdadero. Solo que nosotros investigamos siempre ese apellido, y no encontrábamos la realidad, hasta que en una conferencia mía dada en un Club Militar, el Director General del Servicio de Inteligencia del Ejército Argentino, en aquel momento, el General Señorans, me dijo lo siguiente: “El caso es real, pero no se llama Vidal ese matrimonio, porque por Seguridad colocamos un nombre supuesto”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *