El Cráter Patomskiy


patomskiy-crater-9[2]Corría el año 1949 cuando el geólogo Vadim Kolpakov encabezó una expedición a Siberia, concretamente a los bosques del norte de Irkutsk, con el fin de mapear esa región casi inexplorada. Nunca imaginó que iba a hallar algo que hasta hoy desconcierta a la ciencia…

Así fue que, sin imaginarlo, descubrió una extraña formación tan espectacular como misteriosa. Se trata de un cráter con forma de nido gigante que hasta estos días, sigue inquietando a los científicos. Se lo conoce como el Cráter Patomskiy y popularmente se lo denomina “el nido del águila”.
Patomskiy cráter-Patomskiy-e crater_aereo

Se ha especulado en demasía sobre su origen y las teorías son muchas. Van desde aquellas que opinan que fue creado por alguna civilización antigua, hasta las que arriegan a opinar que no es tan viejo y solo se trata de una formación creada por prisioneros de los campos de trabajo forzado de los tiempos de Stalin.

El geólogo Kolpakov afirmó que la gente e la zona le previno que el sitio estaba maldito y si se acercaba mucho, comenzaría a sentir molestias de todo tipo y sensaciones extrañas, incluso pudiendo desaparecer sin dejar rastros.  Como buen científico Kolpakov no creía en esas supersticiones y siguió sus estudios, pero al poco tiempo se sorprendió con lo descubierto.

El cráter gigante de un altura de un edificio de 25 pisos, apareció ante su vista entre los árboles de la Siberia. De cerca era igual que un volcán, pero el geólogo sabía que en esa región no hubo volcanes en los últimos dos millones de años, razón por lo cual la presencia era muy extraña.  El cráter parecía que no tenía más de 200 años de formado y esta fecha ha sido apoyada por estudios posteriores, en base al crecimiento de los árboles vecinos. Sin embargo, también la vegetación parece haberse desarrollado en forma muy rápida, similar a la que rodea a la zona de Chernobyl.

El mismo Kolpakov especula que podría haber sido creado por la caída de un meteorito, pero lo raro es que el cráter no se condice con el choque de un elemento que haya llegado del cielo. Algunos profesionales teorizan sobre la creencia de que podría haber sido formado por el choque de un aparato desconocido que incluso podría estar debajo tierra. Otros opinan que podrían tratarse de los restos de la famosa explosión de la Tunguska en 1908, cuyo cráter jamàs fue hallado. Sin embargo no coincide su fecha de datación, que lo fija en dos siglos.

Otro grupo de ciencia dice que debajo del terreno hay algo con alto contenido de hierro. El doctor Viktor Voronin, biólogo y Jefe del Instituto Siberiano de Fisiologia y Bioquimica Vegetal, analizó muestras de los árboles y determinó que algo anormal sucedió en 1842, ya que los anillos de crecimiento presentan deformidades con un aumento desmedido de estroncio y cuatro veces más de uranio que lo común.descarga (4)

En el año 2005, una expedición mejor organizada se puso en marcha a fin de encontrar una explicación y una respuesta final al misterio. Sin embargo, a muy poca distancia del cráter, el jefe de esta expedición falleció repentinamente a causa de un infarto, lo cual acrecentó la creencia de los lugareños que insisten en pensar que el mal que irradia la boca extraña de ese inexistente volcán, fue lo que provocó el brusco deceso del científico. El suceso provocó la suspensión momentánea de los estudios.

Para los amantes de los enigmas, el Cráter Patomskiy sigue siendo hasta la actualidad, un punto extraño y misterioso en un planeta donde todos los días hay algo para el asombro…Patomskiy-6

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *