El Gran Incendio de Londres


Incendio-de-LondresThomas Farriner era un humilde panadero en el Londres del 1600. Seguramente jamás imaginó que su panadería iba a pasar a la historia, no por sus sabrosas galletas, sino por haber sido la causante del mayor desastre natural de Inglaterra.

Efectivamente, en la madrugada del 2 de septiembre de 1666, uno de sus hornos explotó y las llamas se propagaron por su vivienda quedando su familia atrapada en el piso superior. Alcanzaron a escapar por una ventana hacia los techos vecinos, pero una criada se quedó a combatir el fuego y se convirtió en la primera víctima. El fuego se propagó a las casas lindantes y ya casi nada pudo detenerlo. Al mejor estilo de la Roma de Nerón, la Londres medieval veía iniciarse una catástrofe sin precedentes.

Las llamas rodearon los depósitos de papel y los galpones inflamables de las cercanías del río. El fuego se expandió rápidamente por el fuerte viento y dejó desarticulado todo el sistema de defensa, agravado eso por la lentitud operativa de su lord mayor.  La gente huía de sus casas llevando lo que podía en pesados carretones que obstaculizaban las tareas de salvataje y el caos se apoderó de la ciudad. Enfurecidas lenguas de fuego devoraban todo a su paso, ayudadas por la sequía que había azotado Londres en esos tiempos. El voraz incendio prosiguió durante tres interminables jornadas, y avanzaba sin freno por las calles de la ciudad, aniquilando todo a su paso con una fuerza pocas veces vista. Calor, humo y grandes bocanadas de fuego azotaron Londres durante tres días interminables. Domingo, lunes y martes fueron la antesala del infierno.

images (4) images (1) great fire

Sobre media semana comenzó a recobrarse la calma, pero las pérdidas están consideradas como las peores en toda la historia y el desastre nunca ha sido superado en el mundo. Aunque solo se reportaron 15 victimas, se sospecha que han sido decenas. El reporte final indica una destrucción total de 13.200 casas y 87 iglesias, entre ellas la iglesia de Saint Paul, que fue reconstruida al tiempo como catedral. De los 26 barrios londinenses desaparecieron 15 y otros 8 quedaron destrozados. Consumió 400 calles, cuatro entradas de la ciudad, tres puentes sobre el Támesis, el ayuntamiento, hospitales, escuelas y varios edificios públicos, como así también museos y bibliotecas que perdieron invalorables obras de arte.

Actualmente, una columna de 61 metros cercana al puente de Londres desde donde puede divisarse la ciudad, recuerda el punto de inicio del incendio. Los costos finales superaron los diez millones de libras esterlinas, pero si hay que encontrarle algo bueno a semejante caos, es que se puede decir que terminó con la epidemia de la Gran Plaga de Londres que declinó en gran medida este año y había costado la vida de más de 65.000 personas en el año anterior.

Con un mal se combatió otro mal, aunque no pueda afirmarse que las 80.000 personas que quedaron sin hogar coincidan en esto…

 

764e931a-42fe-43b6-8b46-ffa37daecc09_625x352

Monumnento al Gran Incendio. Londres

Monumnento al Gran Incendio. Londres

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *