El “lente espía”


Galileo Galilei

Galileo Galilei

La idea de que el gran Galileo Galilei fue el descubridor del telescopio, está ampliamente difundida. Sin embargo la historia es muy otra.

Galileo Galilei (1564-1642) fue en realidad quien lo mejoró ya que conocía de su existencia. Ha sido gracias a sus observaciones con este elemento y a sus constantes estudios considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna» y el «padre de la ciencia». Pero la historia del telescopio comienza antes de él.

Un fabricante de lentes alemán, llamado Hans Lippershey tenía en su negocio de óptica a un aprendiz, que aburrido del trabajo se ponía a jugar con las lentes. En determinado momento hizo una combinación que le permitió agrandar las imágenes. Esto se lo comunicó a su patrón que ni lerdo ni perezozo aprovechó la buena suerte y comunicó el invento. Sin embargo investigaciones recientes le dan el crédito a Juan Roget, un tiempo atrás, más precisamente en 1590.  El descubrimiento de Roget fue copiado por Zacarías Jansenn y por Jacob Metius, pero todo hace sospechar que el verdadero inventor fue él a fines del siglo XVI.telescopio-galileo

Otras investigaciones opinan que el holandés Christian Huygens, astrónomo y físico, fue el inventor, pero esto no es posible ya que nació mucho tiempo después, en 1629, es decir casi veinte años más tarde del tiempo en que Galileo experimentara con él y observara entre otras cosas, la Luna y cuatro satelites de Júpiter el 7 de enero de 1610.

En mayo de 1609, Galileo habia recibido de París una carta del francés Jacques Badovere, uno de sus antiguos alumnos, quien le confirma el rumor de la la existencia de un aparato óptico que permite ver los objetos lejanos. Lo habían fabricado en Holanda y este elemento habría permitido ver algunas estrellas invisibles a simple vista. Con esta única descripción, Galileo, construye su primer lente. Al contrario que el holandés, éste no deforma los objetos y los aumenta 6 veces, o sea el doble que su creador.

El aparato con que Galileo echara estas miradas sobre el Universo, se conocía con el nombre de “lente espía”, hasta que una noche de abril de 1611, durante una cena en Roma en su honor, el matemático griego Giovanni Demisiani, lo bautizará definitivamente con el nombre de telescopio.

Hubo que esperar algunos años, hasta 1672, para que Isaac Newton diseñase el suyo que, en lugar de lentes usaba espejos. Era un poco mayor que el que  fabricó Galileo y eliminaba la aberración cromática propia de las lentes. Hoy en día este problema está totalmente solucionado en los instrumentos de calidad. El de Newton tenía por espejo primario, o principal, uno cóncavo elaborado sobre una lámina de cobre y estaño muy pulida situada al fondo del instrumento. Desde allí, la luz rebota en dirección hacia un segundo espejo mucho más pequeño situado en la entrada del instrumento en una posición oblicua respecto al primario, y desde ese espejo la luz es enviada a un lateral donde se encuentra una abertura en la que está el punto focal o foco donde se forma la imagen invertida de lo que se observa, cuyo tamaño aparente es muy pequeño pero que el ocular correspondiente se encarga de aumentar un número determinado de veces, en una relación que resulta de dividir la distancia focal del instrumento y la distancia focal del ocular.images (2) descarga (5)

Lejos estaban estos hombres de imaginarse que ese tubo primitivo, que apenas multiplicaba unas pocas veces las medidas iba a sufrir con los años, cambios tan rotundos que nos permitan hoy en día, escudriñar las distancias más enormes con una tecnología tan avanzada que parece imposible, como por ejemplo el telescopio mas grande del mundo que ya comenzó a construirse en Chile y que tendrá  60 metros de altura y 80 metros de diámetro, con espejos de 39,3 metros que en unos diez años comenzarán a explorar los orígenes del universo y los planetas situados mucho más allá del sistema solar.

Telescopio en Chile

Telescopio en Chile

Han pasado un poco más de cuatro siglos desde que Juan Roget inventara el telescopio y que Galileo lo mejorara. En estos cuatrocientos años el hombre ha descubierto gracias a él, nuevas estrellas, un sinnúmero de galaxias, satélites, cometas y fenómenos estelares que de otra manera hubiera sido imposible de conocer, investigar o estudiar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *