Los Sueños Sueños son


images (25)Cuando nos dormimos perdemos todo contacto con el mundo exterior y se ingresa al mundo onírico.

Aún quienes consideran importante el anuncio de los sueños, no pasan de atribuirle un significado simbólico y pocas veces creíbles, como por ejemplo jugar un número a la lotería o tomar precauciones a la hora de un viaje.

Sin embargo en Sudán, Zaire y República Centroafricana, los miembros de la tribu zandé, creen sin dudar que lo experimentado en los sueños son hechos reales.  Para los zandé los sueños placenteros son profecías de buenos acontecimientos, mientras que los desagradables son anuncio de enfermedades e implican un encuentro con brujerías.

Cuando un miembro de la tribu se duerme, su alma se separa del cuerpo y puede vagabundear. En ese viaje pueden encontrarse con el alma de las brujas que también se separan del cuerpo. Si los dos espíritus se encuentran, pelean y ese enfrentamiento es lo que los zandé interpretan como un hecho real.  Quien tiene un mal sueño debe consultar a un adivino que le ayuda a identificar el brujo o la bruja causante de los pensamientos malos y así conjurar la brujería. lucid-dream-flying

En la frontera de Kenya con Uganda, también viven los miembros de la tribu elgon.  Con ellos convivió algún tiempo Carl Jung, psicólogo suizo del siglo XX que dedicó gran parte de su vida al estudio e interpretación de los sueños y le satisfacía observar como la tribu interpretaba cada viaje onírico.  Jung observó que la tribu elgon distinguía entre sueños grandes y sueños pequeños.  Si un elgon tenía un sueño que solo lo afectaba a él era un sueño pequeño y no tenía mucha importancia, pero si en cambio era un sueño grande, uno que pareciera tener repercusión más extensa a toda la comunidad, como por ejemplo una sequía o una tormenta, se reunían todos los miembros a escucharlo y discutir que medidas deberían tomarse.

Aún no se conoce muy bien la naturaleza de los sueños, pero cuando un problema carcome la mente y no se encuentra respuesta, lo mejor es consultarlo con la almohada. Esto no es simple retórica, ya que las investigaciones revelan que hay altas posibilidades de encontrar la solución. Quizás los sueños reorganicen datos de manera tal que ofrecen soluciones nuevas a problemas aparentemente insolubles. Pareciera que la mente sigue trabajando aún sin nuestra orden en nuestros tiempos de descanso.sueño

Por cierto, una solución soñada ayudó al fisiólogo alemán Otto Loewi en 1920, cuando soñó un experimento para demostrar como los nervios conducen impulsos eléctricos. Aunque Loewi se despertó a mitad de la noche para apuntar su sueño, sus notas eran ilegibles. Afortunadamente el sueño se repitió a la noche siguiente y el científico se levantó inmediatamente realizando el experimento con una rana. El éxito de la prueba le permitió comprobar lo acertado de su sueño y le hizo ganar el Premio Nobel, 16 años después.

Los sueños han sido desde siempre una gran incógnita para el hombre. Y obviamente lo siguen siendo.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *