El misterio de Tunguska


A las siete y cuarto de la mañana del 30 de junio de 1908, los habitantes de Tunguska, en plena zona siberiana, vieron una inmensa bola de fuego que cruzaba el cielo a gran velocidad, procediendo del sureste.descarga (4) descarga (5)

Pocos segundos después una impresionante explosión arrasaba más de dos mil kilómetros cuadrados de bosque, con una energía liberada equivalente a  mil veces la bomba atómica que explotó en Hiroshima.  Sin duda, la más grande desde que el hombre habita el planeta. Tumbó ochenta millones de árboles y la onda sísmica, que fue registrada por todos los observatorios del mundo, hizo caer a personas a más de 400 kilómetros de distancia.

Durante dos días seguidos las noches fueron tan brillantes que en Londres, a centenares de kilómetros del epicentro, se podía leer el diario a medianoche sin encender las luces.  Hasta el día de hoy no ha logrado ser identificado lo que causó semejante hecatombe y la explosión de Tunguska ha pasado a ser una colección de especulaciones. Se dice que pudo haber sido un aerolito, otros afirman que fue un cometa o una partícula de antimateria y no faltan los que piensan que se trató del accidente de una nave extraterrestre.el-evento-de-tunguska

Hace unos años atrás, un grupo de científicos del Instituto de Ciencia Marina, de Italia, afirman que el lago Cheko, ubicado en esa zona, se ha formado en el cráter que dejó la explosión de este objeto desconocido, ya que anteriormente al año 1908 no había datos de la existencia de dicho lago. Esta teoría ha sido refutada por buena parte de la comunidad científica, que pese a eso, aún no logra dar con la respuesta.

¿Qué fue lo que se estrelló en Siberia?. Nadie lo sabe. Pero fue sin duda algo que escapa a la posibilidad de la tecnología de la época.

 

tungus2
tunguska

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *