El Misterio del Báltico


ovniMarbáltico


Hace un tiempo atrás, el 19 de junio de 2011, un grupo de oceanólogos suecos buscaba un carguero hundido en el fondo del golfo de Botnia, en pleno Mar Báltico.

El jefe de la expedición es Peter Lindberg. Este hombre con una vasta experiencia de muchos años de investigación oceanográfica, se ha topado en esta misión con un extraño objeto de origen desconocido depositado a unos 100 metros de profundidad.  El hallazgo tiene forma circular y mide dieciocho metros de diámetro.

Algunos expertos afirmar que podría tratarse de una nave extraterrestre siniestrada, mientras que otros opinan que no sería otra cosa que una formación geológica de forma caprichosa.ovni-en-el-baltico2- Ocean-Explorer-osni

Sin embargo, un enorme surco de más de 300 metros, marcado en el fondo del lecho y junto al objeto, indica o hace suponer que este elemento pudo haberse arrastrado esa distancia sobre el fondo antes de detenerse.  Lindberg afirmó que a lo largo de sus dos décadas de trabajo nunca había visto nada parecido.  Las imágenes del sonar no bastan para determinar el origen del hallazgo, pero el explorador asevera que el objeto presenta quemaduras, cosa que es muy difícil de detectar en rocas marinas. Peter Lindberg afirmó que pese a la importancia del hallazgo, no está su equipo en condiciones técnicas ni económicas como para poder rescatar del mar a este extraño aparato, suponiendo algunos que podría tratarse de una especie de Stonhenge submarino.objeto descarga (1) b5cbaf4b0aba94d4db7e05498778578c_article

La noticia fue ampliamente difundida en medios de gran respeto, tales como el diario ABC de España, periódicos suecos de prestigio y el espacio científico de tecnología Gizmodo.

Los buzos indicaron en un comunicado de prensa que “el objeto se redondea a los lados y los bordes son rugosos. Primero pensamos que sólo era de piedra, pero esto es otra cosa. En el centro del objeto, que tiene un diámetro de 60 metros, tiene un orificio en forma de huevo. Alrededor del agujero, hay una inexplicable y extraña formación. Las rocas parecían como las chimeneas de los pequeños barcos y las piedras estaban cubiertas de algo similar al hollín. Dado que no se reportó ninguna actividad volcánica en el mar Báltico el hallazgo se convierte en algo más extraño. Sólo podemos especular cómo esto se hace por naturaleza, pero esta es la cosa más extraña. El hollín también fue motivo de preocupación para el equipo de Ocean X explorador. Durante 20 años de buceo, incluyendo 6.000 inmersiones, nunca se vio nada como esto. Normalmente, las piedras no se queman. No puedo explicar lo que vimos, y fuimos allí para responder preguntas, pero nos encontramos con más incógnitas”.

Debido a la falta de financiación y un mal momento, no se pudo mandar un equipo para ver por sí mismos el contorno extraño metálico, y otro objeto similar a unos 200 metros de distancia. En declaraciones a Fox News, los buzos indicaron que: “No sabemos si se trata de un fenómeno natural, o un objeto. Lo vimos en el sonar, cuando estábamos en busca de un naufragio de la Primera Guerra Mundial y este objeto circular sólo apareció en el monitor”.

Mientras el equipo de Ocean Explorer está comprensiblemente entusiasmado acerca de su potencial, otros más escépticos ponen en duda la exactitud de la tecnología del sonar.  
Tal vez, el mar esta vez nos devuelva más misterios, más preguntas y más rarezas…

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *