El Paracaídas


Cuando los hermanos Wright hicieron su primer vuelo, aunque parezca insólito, el paracaídas ya existía desde hacía mucho tiempo

En efecto, fue mucha la gente que intentó volar saltando desde alguna parte elevada, esperando aterrizar sin un rasguño, como si fueran mariposas o abejas.  Obviamente siempre estaba el temor de que sucediera lo peor, por eso tal vez haya sido el paracaídas un invento razonable para evitar magullones indeseados.  Los saltos por lo general fallaban aunque algunas veces el hombre tuvo la esperanza de elevarse y volar por sí solo.  Obviamente en tiempos remotos, se desconocía la relación de sustentación ya que el concepto es complicado de entender y esto fue siempre el mayor obstáculo para tener éxitos.el primer paracaidista

Casi mil años después de Cristo, existe el registro alocado de un sacerdote musulmán que intentó volar en España.  Eso sucedió en el año 852  en Córdoba, cuando saltó desde una torre llevando encima una capa enorme.  La idea era que la capa concentrara el aire y le permitiera flotar antes de tocar el suelo. descarga (3)En realidad tocó el suelo antes de flotar, ya que se estrelló irremediablemente, aunque con tanta fortuna que sobrevivió. Se llamaba Abbás Ibn Firnás, más conocido como Arman Firman.  Fue filósofo, científico y químico y desarrolló entre otras cosas, la clepsidra, inventó un sistema para la talla del cristal de roca y se lo considera el primero en lanzarse con paracaídas.  Nunca se imaginó que aún faltarían varios siglos para que naciera el aeroplano…

Otro apasionado por este tipo de locuras fue Leonardo Da Vinci, que si bien no era tan iluso como para probar hacerlo, por lo menos dejó plasmado varios documentos y diagramas como para que lo intentara otro.descarga (6)

Finalmente, en 1797, el volador de globos Andre Jacques Garnerin logró indiscutiblemente el primero de muchos saltos de exhibición en paracaídas desde su globo. Su primer salto lo realizó sobre París, Francia, con miles de personas observándolo. El paracaídas de Garnerin estaba hecho de seda y tenía un poste de sostén que hacía que se viera como un enorme paraguas reforzado. Estando parado en una cesta en el extremo del poste, Garnerin lanzaba su paracaídas que oscilaba violentamente ya que no tenía orificios de ventilación, y el aire debía escapar por un lado y después por el otro. Aún sin control, Garnerin tocó suelo en medio de una ovación.

El paracaídas había sido utilizado solamente para exhibirlo en las exposiciones. No se había pensado en usar los paracaídas en caso de emergencia hasta que en 1808 Judaki Kuparento tuvo que saltar de su globo ardiendo en llamas sobre Varsovia, Polonia, aunque no se sabe muy bien que fue lo que utilizó ya que no quedaron registros históricos.descarga (7) 0011330316

En 1912 el capitán Albert Berry del ejército de Estados Unidos ejecutó el primer salto exitoso desde un aeroplano.   Durante la Segunda Guerra Mundial millares de soldados se lanzaron desde aviones en paracaídas. Después de la guerra, muchos de estos veteranos continuaron lanzándose  para divertirse. En 1951 el primer campeonato de paracaidismo se llevo al cabo en Yugoslavia. Ahora se realiza cada dos años. Lejos estaba Arman Firman de imaginarse que once
siglos más tarde serían miles las personas que se arrojan en paracaídas, con un mínimo de peligro y en caída controlada.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *