El Pato y el Telar 2


 

Jacques de Vaucanson

Jacques de Vaucanson

En el año 1738, un francés llamado Jacques de Vaucanson presentó a la Real Academia de Ciencias de París, un invento muy particular.  Grande fue el asombro cuando los hombres de la Real Academia lo vieron entrar… con un pato bajo el brazo.

El pato, al igual que cualquier otro, se paraba, caminaba, echaba el cuello a la derecha y a la izquierda, se limpiaba las alas, hacía gorjeos, jugaba con el agua, comía de la mano de la gente, tenía más de 400 partes móviles y de vez en cuando…hacía caca!!.  Pero lo increíble es que el pato era totalmente mecánico, diseñado y fabricado por este inventor genial.  Lo extraño es que el pato no servía para nada más que para causar asombro.

Por desgracia, el pato de Vaucanson desapareció y solo quedan algunos pocos registros gráficos, la descripción y los dibujos de su inventor.  El animal era de color cobre dorado y “digería” la comida de una manera muy particular: disolvÍa los alimentos en el estómago pero al hacerlo no absorvía energía y no había necesidad de darle cuerda.Vaucanson_Duck-794877 Duck_of_Vaucanson

Vaucanson era sin duda, un tipo genial. Ese mismo año, hace más de dos siglos y medio, cuando la tecnología era prácticamente nula, presentó un autómata que ejecutaba sin error una docena de canciones ejecutadas por flauta. Además también fabricó un pastorcito que con una mano, tocaba 20 melodías en una pequeña flauta de sonido agudo, llamada caramillo, mientras con la otra mano golpeaba un tambor. Estas maravillas de la técnica fueron destruídas durante la Revolución Francesa y no quedó prácticamente ningún registro más que los papeles y la historia escrita.

Sin embargo, casi convencido que sus entretenimientos no daban más que para pasar un buen rato, decidió aplicar su talento a otros proyectos más útiles. Así fue que poniendo todo su ingenio a trabajar, diseñó y construyó una máquina para hilar seda. Y así acabó por crear un importante predecesor de los modernos telares automáticos. La máquina de seda de Vaucanson trabajaba guiada por tarjetas perforadas (¡en el siglo XVIII!)  y era accionada por tracción animal o más aún, por la energía del agua al caer desde cierta altura. A partir de todo esto, Jacques está considerado el creador del primer robot de la historia y del primer telar automático. Un genio el francesito !

 

telar de Vaucanson

telar de Vaucanson

autómata del pato, destruido en 1879

autómata del pato, destruido en 1879


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 ideas sobre “El Pato y el Telar