El Polo Norte como meta


La llegada del hombre al Polo Norte estuvo plagada de historias poco convincentes y de la lucha verbal y jurídica de los dos expedicionarios que afirman haber pisado por primera vez el casquete polar en esas regiones.

Se considera a Robert Edwin Peary como el hombre que llegó por primera vez al polo norte,  el 6 de julio de 1908, pero hoy eso está prácticamente desacreditado.  Su ex compañero y contrincante Frederic Cooke afirmó que él había llegado varias semanas antes, en abril del mismo año, pero no pudo presentar pruebas.  Esto motivó que se entablara una feroz disputa entre ambos expedicionarios, que contaban con el apoyo de una sociedad científica relevante y con muchos detractores.

Finalmente se descubrió que Cooke había mentido, ya que no pudo haber llegado en el tiempo que afirmó. Esto dejaba a Peary como un triunfador, hecho que permaneció así durante muchos años, pero la verdad es que este hombre tampoco llegó al polo norte, aunque estuvo a unos pocos kilómetros de lograrlo.  Hoy puede decirse que lo hizo la expedición del norteamericano Ralph Plaisted, pero recién en la década del 60 y en motos de nieve. Una vez llegados los fueron a buscar en avión, lo que comprueba que el espíritu expedicionario había cambiado.

Como dato curioso se puede decir que Ronald Amudsen, el primer hombre que llegó al polo sur el 14 de diciembre de 1911, también pudo haber sido uno de los primeros en llegar al otro polo, ya que desapareció en una expedición de rescate en junio de 1928, cuando su hidroavión se estrelló en el Mar de Barents. Su cuerpo nunca fue hallado, por eso se dice que este hombre que llegó por primera vez al polo sur, descansa para siempre en el polo norte.

Roald Amundsen

Roald Amundsen

Cook-Peary-Arctic-631

Robert Peary

Robert Peary

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *