El Primer Mártir Cristiano


images (6)Se llamaba Esteban el hombre que se lo considera el primer mártir cristiano. Su muerte aconteció en el año 35 d.C. y fue asesinado por lapidación.  Al igual que muchos mártires que le siguieron, este hombre predicaba acerca de la muerte y resurrección de Cristo.

La palabra “mártir” deriva del griego “martys” que significa “testigo”.

Esteban vivía en Jerusalem y permanecía como miembro de la comunidad judía, algunos de los cuales hablaban griego como él.  Hablar este idioma era una característica de los judíos que se criaron en la Diáspora, o sea la dispersión de los judíos de Palestina, que empezó con el exilio de Babilonia. Esteban era un dolor de cabeza para los judíos helénicos que trataban de afirmar su celo religioso, porque este hombre no dejaba de asistir a las sinagogas, a pesar de que predicaba la fe cristiana. Se convirtió poco a poco en un cristiano famoso, y uno de los siete hombres elegidos “por el Espíritu Santo” para ayudar a los apóstoles a dar sustento y ayuda a las viudas y huérfanos de Jerusalem.  En una palabra, se convirtió en un hombre tan molesto que fue citado por el Sanedrín, que era el consejo supremo judío, encabezado por un sumo sacerdote. Allí lo acusaron de blasfemar contra Dios y contra Moisés, todo esto mediante testigos que falsearon su relato. Se defendió como pudo, pero una vez terminado su discurso fue llevado afuera de las murallas de Jerusalem y muerto a pedradas.

20070718klparthis_371.Ies.SCO

El que presenció todo esto sin hablar y sobre todo aprobando la ejecución y recibiendo a sus pies la ropa del ajusticiado, fue un joven fariseo llamado Saulo, conocido tiempo después como Pablo, quien “asolaba la iglesia” (Hechos.8:3), azotando y encarcelando a quienes creían en Jesús.

Pablo  se convirtió a la nueva fe luego de una extraña experiencia donde dice haber escuchado la voz de Jesús y se autonombró “Apóstol de los Gentiles”. También se lo conoce como “Apóstol de Las Naciones” .  Su verdadero nombre era Pablo de Tarso, una de las figuras principales del judaísmo del primer siglo y del cristianismo en sus comienzos.  De él todos tienen conocimiento, pero de Esteban pocos se acuerdan…

Suele pasar.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *