El Salón robado


El increíble Salón Ambar del Palacio de Verano, en el Palacio de Catalina, en las afueras de San Petersburgo, antes llamada Leningrado, es una de las invalorables joyas de la Rusia zarista.images (18)

Doce toneladas de ámbar se insertaron en los lienzos que cubrían las paredes. Sin embargo, esta maravilla decorativa desapareció en el caos de la segunda Guerra Mundial y nunca más ha sido hallada.

Federico Guillermo I, rey de Prusia, encargó en el año 1701 el Salón Ámbar para su palacio de lo que hoy es Kaliningrado en Rusia.  En 1716, se lo ofreció como regalo al zar Pedro El Grande, con el fin de sellar una alianza militar entre las dos potencias, y después de que lo trasladaron al Palacio de Invierno, Isabel, la hija de Pedro, lo hizo llevar al Palacio de verano en 1755.images (16) images (15) descarga (11)

El Salón sobrevivió intacto a la Revolución Rusa. Pero cuando los nazis tomaron el Palacio de Verano en la Segunda Gran Guerra, fue transportado de regreso a Kaliningrado, donde se lo volvió a montar tal cual era. Aparentemente fue por orden directa de Hitler. Sin embargo, cuando Alemania fue invadida por los aliados en el 45, el Salón había desaparecido.  Las autoridades rusas, dispuestas a recuperar semejante tesoro, han estado buscando los restos del Salón desde entonces. También lo han hecho algunos cazafortunas y gente del arte.  Las pistas han conducido a un castillo en Sajonia, a una mina de sal en Polonia y a un naufragio en el Báltico. Incluso se sospecha del robo al Noveno regimiento de EEUU.

Tal vez haya sido uno de los lugares más lujosos del mundo por lo invalorable de sus paneles de ámbar, lo majestuoso de su diseño y lo elaborado de todo el trabajo que le valió, en palabras de un embajador inglés, ser “la octava maravilla del mundo”.

Sea como sea, actualmente las pistas se han debilitado y por ese motivo, un grupo de restauradores  emprendió la tarea enorme de reconstruirlo tal cual era. Fue reinaugurado en 2003 por el presidente Vladimir Putin con motivo del final de los festejos por los 300 años del aniversario de la ciudad de San Petersburgo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *