El Simio Héroe


 

Jackie cañón

Corría la Primera Guerra Mundial cuando en una de las oficinas de Pretoria se presentó para alistarse un joven llamado Albert Marr.  Lo extraño del caso es que el hombre exigió que lo dejaran entrar al ejército sudafricano junto a su mascota, un mono babuino de nombre Jackie.

En un principio se le negó tal privilegio, pero viendo la necesidad de soldados en el frente, en forma sorprendente fue autorizado. Muy pronto, el pequeño simio se convirtió en la mascota del ejército y el primer destino de la pareja fue Egipto. No hubo nadie que se quejara de la presencia del animal, ya que estaba tan educado que causaba impresión, a tal punto que los relatos de la época aseveran que comía en la mesa de los soldados utilizando cuchillo y tenedor, incluso participando del entrenamiento militar y hasta saludando a sus superiores con la clásica mano sobre la sien.
 Basados en estas costumbres, se decidió proporcionarle su propio uniforme y participar activamente de las actividades del cuartel. Jackie pasó a ser un soldado más y se ganó el respeto de sus compañeros humanos.
A mediados de 1916, el norte de Africa era una constante lucha entre británicos contra alemanes y otomanos. Al lado de los ingleses peleaban los sudafricanos y en uno de esos enfrentamientos el soldado Albert Marr fue herido en un hombro. Su fiel compañero se quedó junto a él en el campo de batalla para cuidarlo hasta que llegaron los médicos del pelotón.
A partir de allí, el regimiento de Albert fue enviado a Europa, donde el conflicto era mucho más severo. Las trincheras estaban atestadas de ratas, el gas tóxico amenazaba y los francotiradores sorprendían por su crudeza. La vida era agotadora y destrozaba no sólo fisicamente a los soldados, sino también moralmente en una constante prueba de resistencia las 24 horas. En ese ambiente también luchaba Jackie sin abandonar la empresa.  Rapidamente se convirtió en el encargado de mantener alto el espíritu con sus monerías, distrayendo y divirtiendo en los pocos ratos libres a cientos de soldados que caian en pozos depresivos o desórdenes mentales, la mayor de las veces con sueño o mal alimentados. Por las noches, el delicado oído del simio, se convirtió en un eficaz centinela, aullando rápidamente cada vez que el enemigo incursionaba aprovechando la oscuridad y trataba de atravesar la franja estrecha que los separaba.  Jackie logró abortar varios de esos intentos y era un soldado imprescindible, enormemente respetado y cuidado al extremo.
Participó en una de las batallas mas crueles y sangrientas como fue la de Passhendalae, durante el año 1917. Allí el ejército británico con aliados australianos,canadienses y escoceses se enfrentaron en Flandes a los alemanes. Esta batalla oficialmente se llama “La 3ª Batalla de Ypres” pero el objetivo principal fue el pueblo y la cresta de Passchendaele.jackie-Compañía Jackie-y-Albert
Esta batalla comenzó el 31 de julio de 1917, con un ataque en Pilckem (nordeste) y a la derecha sobre Gheluvelt Ridge, con el apoyo masivo de tanques. Además las condiciones meteorológicas eran favorables y el ataque parecía ser satisfactorio hasta que ese mismo día comenzó a llover y no paró en los siguientes, por lo que el campo de batalla se inundó y los vehículos y hombres quedaban atascados en el barro. Jackie iba y venía, siempre junto a Albert que logró sobrevivir al caos.
A partir de alli, las cosas comenzaron a complicarse. El Ejercito sudafricano fue sometido a un feroz bombardeo y sus soldados poco y nada podían hacer para defender sus lineas. En uno de esos enfrentamientos, Jackie comenzó a construir un refugio con piedras para que su amigo Albert pudiera cubrirse. Sin embargo una bomba estalló muy cerca y una ráfaga de metralla hirió a los dos soldados. Cuando cesó el fuego, Albert estaba inconsciente y Jackie, con su pierna derecha malherida, seguía arrastrando piedras con el objeto de cubrirlo. Urgentemente fueron evacuados a un hospital de campaña donde Albert se recuperó. Sin embargo fue imposible salvar la pierna del babuino y hubo que amputarla.  Jackie fue ascendido a cabo y recibió medalla al valor.
Cuando terminó la guerra fueron enviados a Inglaterra donde el soldado mono adquirió una fama enorme y se convirtió en una celebridad.  Ambos compañeros, sobrevivientes de la Primera Guerra Mundial fueron durante mucho tiempo un emblema de la Cruz Roja y viajaron con ella a eventos para recaudar fondos destinados a heridos de guerra.

Terminada la gira, retornaron a la granja de la familia de Albert, en Pretoria, donde el increíble monito murió el 22 de mayo de 1921.  Sin ninguna duda, fue un animal asombroso, amigo fiel y soldado heroico.

 

Jackie

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *