El Tesoro del padre Sauniére


 aaaaaEn 1885 un joven sacerdote es enviado a Rennes-le-Chateau, una pequeña aldea francesa en el departamento de Aude, una región azotada por fuertes vientos y tremendas temperaturas en verano.

Los ingresos del cura son muy modestos, pero muy poco tiempo después se convierte en un acaudalado caballero, dueño de una fortuna incalculable que nunca pudo explicar cómo la logró. Según los rumores de la época, el voluntarioso sacerdote, se dedicó a restaurar su iglesia y fue en esos menesteres cuando encontró un tesoro que fue la causa de numerosas leyendas desde aquellos tiempos hasta hoy.

La historia tiene como protagonista al padre Berenguer Sauniére de 33 años, que sólo cuenta para vivir con las donaciones de sus pocos vecinos y vive modestamente de la caza y de la pesca.

Padre Berenguer Sauniére

Padre Berenguer Sauniére

Sin embargo se ha propuesto refaccionar su parroquia. En 1886 obtienen un pequeño adelanto de la curia y comienza las obras. Es entonces, cuando al remover una pesada losa del piso del altar, descubre según dicen, una cavidad repleta de joyas visigodas y carolingias junto a un par de pergaminos amarillentos y mal conservados del siglo XIII, es decir unos 600 años antes de su llegada al pueblo.

Aparentemente esos pergaminos tienen indicaciones sobre una serie de inscripciones del cementerio colindante. El padre Sauniére hace traducir los textos en París y pasa mucho tiempo en el Museo del Louvre donde compra tres reproducciones de cuadros famosos, uno de Poussin, otro de Teniers y el retrato del papa Celestino V. Luego regresa a su pequeño poblado y retoma la restauración.

vista aérea

vista aérea

Debajo de otra losa descubre más inscripciones y bajorrelieves del siglo VI. Nadie sabe a ciencia cierta que fue lo que encontró, aunque quizás se lo haya confiado a su sirvienta María Denamaud que nunca abrió la boca ni contó lo que sabía. Sin dar explicaciones de su inesperada fortuna comienza a dilapidar su dinero y construye una residencia de estilo renacentista, un invernadero, compra terrenos y remodela completamente la iglesia.

iglesia de rennes-le Chateau

iglesia de rennes-le Chateau

Eso llama la atención de su obispo que lo suspende de su ministerio bajo la acusación de “tráfico de misas”. En 1917, el padre Sauniére muere llevándose su secreto a la tumba. Poco tiempo después también su fiel sirvienta. A partir de allí comenzaron las más disparatadas historias. Se dice que lo que encontró era el santo grial. Otros historiadores creen que el tesoro hallado sería parte del saqueo que los romanos realizaron en el año 70, cuando conducidos por su futuro emperador Tito, toman Jerusalén y roban el templo de Salomón. Las riquezas son expuestas en Roma y luego robadas por el visigodo Alarico en el saqueo de la ciudad en el 410 d.C. Este tesoro habría contenido, entre otros, el Arca de la Alianza, la Mesa de Oro del Pan Sagrado, trompetas de plata y el menorah, el famoso candelabro de siete brazos de 34 kg de oro puro. Pero al término del siglo ya los visigodos han conquistado gran parte de Europa occidental y construido numerosas fortalezas, algunas en el área de Rennes-le-Château donde posiblemente escondieran parte de so saqueado.

El padre Saunière no podía ignorar que su iglesia había sido levantada en 1519 sobre los cimientos de un antiguo edificio visigodo, lo que se confirma con el descubrimiento de los bajos relieves bajo el altar. Para reforzar aún más esa teoría, un antiguo dicho del pueblo expresa ” Entre el cerro Alaric y el monte Alaricou está el tesoro de los tres reyes “ .

Otra versión dice que podría tratarse del tesoro de los Templarios, enterrado hacia 1314, después de la muerte del gran maestre de la Orden. Partiendo de relatos de Wolfram von Eschenbach, también se especula que sería nada más ni nada menos que el ansiado santo grial, cuya historia tienen lugar en el sur de Francia y no en Bretaña.

Sea como sea, aún hoy varios investigadores y aventureros, siguen buscando tesoros en los alrededores de la vieja iglesia del padre Sauniére. Cierto o no, mentira o verdad, el hallazgo secreto del sacerdote ha provocado la intriga y la especulación, más allá de los cerca de 200 libros escritos sobre el tema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *