“Mad Jack” Churchill, el Romántico


images (22)“Mad Jack” Churchill es uno de esos personajes que van por la vida dejando solo asombro a su paso. Este británico nació en Hong Kong un 16 de septiembre de 1906 con el nombre de John Malcom Thorpe Fleming y quedará en la historia como un romántico de la lucha y de la guerra, que nunca abandonó su amor por las armas medievales, los arcos y las flechas.

En 1939, Jack integró la selección inglesa en el Campeonato Mundial de Arco que se desarrolló en Noruega, justo un poco antes que un hecho lamentable le cambiara la vida para siempre: el estallido de la Segunda Guerra Mundial.  Fue miembro del ejército británico en Birmania y afirmaba que no era lógico que un oficial no usara espadas o flechas.

Pasó a ser reconocido entre sus filas como un loco enajenado y un personaje inolvidable por sus acciones en combate y su destreza con las armas antiguas. En 1939, en Polonia, se adelantó a sus propias filas y quedó a escasos 50 metros de los alemanes disparando flechas a diestra y siniestra y sorprendiéndolos con esta actitud y el manejo de sus espadas. Tiempo después, en 1940 esta vez en Francia, el loco Jack se escabulló entre las primeras líneas y llegó a escasos 30 metros de un guardia al que dejó fuera de combate con un certero disparo de arco.  Despreciaba las armas modernas y fue en Dunkerke cuando saltó a la playa caminando con sus espadas y sus flechas desafiando al enemigo al igual que lo hiciera en 1942 en Noruega, donde gracias a esta acción suicida gana su segunda Cruz Militar. Sus excentricidades son tantas en su vida, que no alcanza este pequeño espacio para relatarlas.
mad-jack-churchill

Su obra maestra llegó en 1943 en la ciudad italiana de Piergoletti. Aquí Jack se juega la vida y logra infiltrarse con su pelotón en un puesto de custodia deteniendo casi sin resistencia a 139 alemanes a espada limpia y con certeros flechazos. Su historia en la guerra terminó en 1944 cuando cayó prisionero en Yugoslavia al quedar aislado junto a seis compañeros. Fue apresado mientras tocaba en su gaita la canción “No volverás” y al quedar aturdido por una granada cercana. Fue prisionero de los nazis y trasladado al campo de concentración de Sachsenhausen en Berlín, de donde escapó cavando un túnel.

Dos semanas después lo apresó la Gestapo y Hitler lo manda fusilar, pero el oficial nazi encargado se negó a hacerlo y volvió a nacer. Tan increíble fue su paso por este mundo, que el 8 de marzo de 1996, estando ya con sus 89 años en su lecho de muerte, tuvo la fortuna que lo visitara el mismo anciano veterano alemán que le perdonó la vida.  Jack, pudo agradecerle aquel inédito gesto, justo antes de cerrar sus ojos para siempre.

Partió de este mundo, sigiloso como una flecha el último romántico de la guerra.

 

mad-jack--478x270

A la derecha se lo ve a Jack con su espada en mano en Dunkerke

A la derecha se lo ve a Jack con su espada en mano en Dunkerke



 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *