El Vuelo de Alcock


El primer vuelo a través del Atlántico sin escalas fue efectuado apenas 16 años después que los hermanos Wright recorrieran penosos 37 metros por el aire en las arenas de Kitty Hawk en Carolina del Norte.

alcock

Esto fue realizado por el capitán John Alcock, de 26 años, un veterano de la Primera Guerra Mundial, acompañado del teniente Arthur Brown de 33 años. En 1919, cinco equipos ingleses compitieron por un premio de 10.000 libras ofrecidas por un diario, para el ganador del cruce del Atlántico. Todos fallaron excepto Alcock, que decidió decolar el 14 de junio de ese año, pese al mal tiempo, desde Terranova hacia Irlanda en un biplano Vickers Vimy de cabina abierta, al cual le habían adaptado dos pesados motores Rolls Royce.

Despegaron de una pista llena de baches, en un lugar llamado Monday’s Pool, cerca de Saint John. Una vez en el aire, los dos hombres hicieron rápidas observaciones del mar, pero a menos de una hora de viaje empezaron las complicaciones. Se desprendió una pequeña hélice que había sido colocada sobre el ala para impulsar el generador de un radiotransmisor inalámbrico, por el cual podían recibir mensajes pero no enviarlos.

El segundo problema ocurrió en la segunda hora. El motor de estribor comenzó a hacer un fuerte ruido debido a un tubo de escape roto que finalmente cayó al mar. Los dos hombres tenían un teléfono para comunicarse pero lo desecharon y se entendían por señas o por notas garabateadas con dificultad. Cuando anocheció, Alcock encendió una lámpara para estudiar el mapa, pero al amanecer el avión entró en una nube tan densa que no se veían las puntas de las alas y perdieron el sentido de la horizontalidad, entrando el aparato en un balanceo muy violento.  El avión perdió velocidad e inclinó la nariz. Por las vueltas que daba la brújula, los pilotos dedujeron que estaban volando en círculos.1196857124_f

De pronto el avión salió de la nube y estaban a menos de 15 metros sobre las olas. Alcock estabilizó la nave y enfiló hacia Irlanda sin saber muy bien sobre que parte del Atlántico volaban.  Una tormenta de nieve y granizo complicó el buen momento. La nieve se acumuló en el medidor de combustible, fijado fuera de la cabina, por lo que de a ratos se turnaban para salir arrodillados sobre el fuselaje para limpiar el aparato.

En los pocos momentos de descanso, los dos hombres comían sándwiches y chocolates y bebían café. Alcock mantenía permanentemente un pie sobre la barra de timón y una mano sobre la palanca de mando. Cuando los tanques traseros se vaciaron, el avión se fue de cabeza y costó un buen rato enderezarlo.  Fue en ese momento de incertidumbre cuando divisaron dos puntos en el horizonte. Eran las islas Eashal y Turbot, frente a las costas de Irlanda.descarga (3)

A las 8:25 el biplano cruzó la costa y enfiló hacia un campo situado cerca de una estación de comunicación en Clifden, condado de Galway.  Alcock maniobró para un aterrizaje perfecto, pero el campo era un pantano y el avión se clavó de punta. El combustible de un tubo roto derramó el combustible pero no llegó a incendiarse.

El avión se había desviado solo 16 kilometros del curso planeado en Terranova. Brown y Alcock se estrecharon en un fuerte abrazo y cuando el personal de la estación llegó corriendo les preguntaron de donde venían. “De América” – dijo Alcock muy entusiasmado. Las sonrisas escépticas se transformaron en felicitaciones cuando comprobaron que efectivamente habían cruzado el Atlántico. Tardaron 15 horas y 57 minutos en recorrer 3024 kilómetros y en total habían estado volando durante 16 horas y 28 minutos. Fue el primer vuelo sin escalas sobre el Atlántico y su marca fue la mejor hasta que la fama de Charles Lindberg hizo su historica travesía de 1927.

Cinco días después de su aterrizaje Alcock y Brown fueron nombrados caballeros. Alcock no pudo disfrutarlo mucho ya que falleció seis meses después, cuando volando otro avión entre la niebla, su ala tocó un árbol y se estrelló en Normandia. Brown lo sobrevivió hasta 1948.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *