Elefantes pétreos


Cerdeña

Cerdeña

Nuestro mundo tiene maravillas naturales que muchas veces asombran. Por ejemplo, aunque muy distintas en costumbres y formas de vida, Islandia y Cerdeña tienen algo en común: sus paquidermos pétreos.

Nos referimos simplemente a dos curiosidades que llaman bastante la atención. En la Isla de Heimaey, en Islandia, en un pueblito de menos de 5000 habitantes llamado “Archipiélago Vestmannaeyjar” existe una formación rocosa muy particular: una enorme figura con forma de elefante. Es el producto de las erupciones del Eldfell, un volcán activo de 2000 metros de altura que de tanto en tanto y sin previo aviso, vomita lava.  Los habitantes de la isla deben apresurarse a recoger agua de mar para enfriar los riachos de fuego que ocasiona el incidente.  Estas intempestivas erupciones son las que han provocado caprichosas formas en toda la isla, dejando en medio de las aguas este majestuoso paquidermo que pareciera estar sumergiéndose para llenar su trompa de agua…

Islandia

Islandia

Sin embargo, la roca del elefante no es la única en el mundo. En la isla de Cerdeña, la segunda del Mediterráneo en tamaño, donde la belleza parece rebalsar por los cuatro puntos cardinales, podemos encontrar otra formación de similares características.

En la bella ciudad costera de Castelsardo, sus callejuelas son una caricia al alma y su pintoresco entorno dibuja solo postales increíbles.

Cerdeña

Cerdeña

Allí se levanta majestuoso otro elefante de piedra. Situado a un costado de la carretera estatal 134, en las afueras de la ciudad, se yergue desafiante la Roccia dellÉlefante, una rareza natural  de piedra traquita, que es una roca ígnea volcánica compuesta de feldespato potásico y otros minerales como plagioclasa, biotita,piroxeno y hornablenda que fue en otros tiempos parte de un complejo rocoso del monte Castedazzu, del cual se desprendió rodando por el valle hasta quedar enclavado donde se lo ve actualmente.

Islandia

Islandia

Islandia

Islandia

Islandia

Islandia

La roca se fue erosionando y según de donde se la mire, puede sorprender al incauto en horas del atardecer creyendo que algún circo ha llegado al pueblo.  La forma de elefante con la trompa apuntando a la carretera también es conocida con el nombre de Pedra Pertunta, la roca perforada, ya que su aspecto se ve marcada con agujeros y aberturas naturales.

Como si fueran dos hermanos perdidos en la geografía del planeta, los elefantes de piedra de Cerdeña e Islandia, han sido creados por la naturaleza para que la imaginación del hombre pueda utilizarlas para el bien del turismo y del asombro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *