Un Gol y una Vida


Javier "Pupi" Zanetti

Javier “Pupi” Zanetti

El fiscal Narek Kopaczen perseguía en Polonia a una banda que se dedicaba al chantaje y a la extorsión. Por culpa de esto, sufría continuamente amenazas de todo tipo pero ninguna había llegado a ser cumplida. Pese a eso, el fiscal se mantenía alerta y continuaba su lucha contra los delincuentes. Corría 1998 y sobre mitad de año había comenzado el campeonato Mundial de Futbol, televisado al mundo entero.

Precisamente el 30 de junio de 1998, Argentina e Inglaterra protagonizaban uno de los partidos mas reñidos de la Copa Mundial disputada en Francia.

Casi 2000 kilómetros al este, más precisamente en la ciudad de Szdlowiec en Polonia, el fiscal Narek Kopaczen veía en su casa las instancias del partido, del mismo modo que millones de personas en el mundo.

Inglaterra estaba ganando el partido 2 a 1 y todo parecía terminar. Argentina no podía empatar y ya había llegado al final de la primera etapa, cuando el árbitro, en tiempo extra, dispuso un tiro libre para los sudamericanos. De forma drástica el mediocampista Javier Zanetti, conocido en Argentina como “El Pupi”, marcó un espectacular gol escapándose de la barrera inglesa, lo que prolongó la emoción del partido que terminó empatado.  Había que definir por penales y eso alargó el partido durante varios minutos.

El fiscal Kopaczen no quería perderse el desenlace y decidió quedarse media hora más en su casa antes de sacar a pasear su perro y dejar su auto estacionado a la noche en la central de policía, rutina que hacía diariamente, siempre a las diez.

En Francia, mientras tanto, argentinos e ingleses pateaban desde los doce pasos.

Apenas cinco minutos después, una tremenda explosión sacudió la tranquilidad del barrio donde vivía Kopaczen. Alarmado salió de su casa a averiguar que había pasado, cuando vio gente correr mientras su coche ardía en llamas totalmente destrozado, producto de una poderosa bomba colocada debajo del vehículo.  Era evidente que la peligrosa banda que perseguía, había estudiado su rutina diaria y activaron el explosivo exactamente a las diez de la noche.

Seis años después del suceso, cuando el caso pasó a ser parte del pasado, el fiscal Kopaczen le envió una carta de agradecimiento al “Pupi” Zanetti por aquel gol que había convertido. El hombre se había salvado por milagro, ya que si el futbolista no hubiera empatado el partido, todo hubiera terminado a tiempo sin minutos extras para penales.

Zanetti, que no sabía nada del asunto, manifestó su deseo de conocer a la persona que inconscientemente había salvado.
El destino esta vez jugó a favor de Argentina.  Por penales eliminó a Inglaterra y un gol del Pupi, salvó la vida de un profesional de la justicia.

 

selección argentina 1998. Zanetti con el Nº 22, al medio arriba

selección argentina 1998. Zanetti con el Nº 22, al medio arriba

el gol del Pupi

el gol del Pupi

gol-de-zanetti-a-inglaterra-1998

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *