El Newton de Oriente


En los jardines del Palacio Real de Jaipur, capital del estado indio de Rajastán, los visitantes se pasean por lo que parece ser la escenografía de una extraña película de ficción.DSC02546 jantar.mantar_jaipur_rashivalayas_1

Un desperdigamiento de enormes piedras de variadas formas se esparcen por todos lados, sin que nadie pueda pensar que se trata de instrumentos astronómicos de alta precisión para el estudio del Sol, la Luna y las estrellas.

En el hinduismo, el calendario de fiestas religiosas se basa en los conocimientos de astronomía. A principios del siglo XVIII, un principe indio, el maharajá Sawai Jai Singh, le preocupó que en muchos siglos los hindúes no hubieras hecho observaciones astronómicas más precisas.  Por eso, se propuso reavivar la astronomía y peerfeccionar el calendario, todo eso basado en su enorme capacidad.  Sin embargo, pese a su enorme talento e inteligencia, también tenía sus locuras y excentricidades. Por ejemplo, desconfiaba de los instrumentos metálicos y pequeños usados por los científicos de su época y estaba convencido que todo debía medirse a escalas más grandes, para lograr medidas mas exactas.  Por ese motivo, ordenó construir en piedra gigantescos instrumentos de medición astronómica.images (12) el-observatorio-astronomico-de-jai-singh-_329490 el-observatorio-astronomico-de-jai-singh-_329488

Se edificaron cinco observatorios, los más importantes, en Delhi, Jaipur y Ujjain.  En Jaipur, las monumentales construcciones comprendían el reloj de sol mas grande del mundo, con el gnomon, su indicador vertical, de 27 metros de altura. Señala la hora con exactitud de minutos, aunque actualmentre su sombra se diluye entre los árboles que han rodeado la zona. Por otra parte el observatorio climatológico de Jai Singh, es precursor de los modernos servicios meteorológicos y todavía predice el tiempo y el clima a largo plazo, datos que se incluyen en los calendarios y almanaques actuales.

Aunque inexactos para la época actual, estos observatorios registraron los movimientos de los cuerpos celestes con una precisión asombrosa para su tiempo.  El principe indio logró mejorar las observaciones de la Luna y de los planetas que hacían sus contemporáneos en Europa.

Aún hoy, los hindúes consideran que el monumento de Ujjain es el “Greenwich de la India”, al tiempo que a Jai Singh se le recuerda como el “Newton de Oriente”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *