El Túnel de Eupalino


En aguas del Mar Egeo, muy cerca de Mileto y de las costas de Asia Menor, se encuentra una isla griega llamada Samos. Allí existe un túnel de más de 1000 metros, conocido con el nombre de Túnel de Eupalino.descarga (22) descarga (23)

En el siglo VI A.C., es decir hace más de 2500 años atrás, la isla de Samos era gobernada por un tirano llamado Polícrates, que llegó al poder luego de desterrar a uno de sus hermanos y asesinar al otro.  Era un déspota muy popular que exiló a muchos de sus opositores, entre los cuales estaba Pitágoras.

Durante su gobierno, dos grupos de obreros bajo las órdenes del arquitecto Eupalino nacido en Megara, comenzaron a excavar aquel túnel a través del monte Kastro, con el fin de convertirlo en un gran acueducto.  El hecho de que haya sido fabricado bajo tierra, era por una cuestión estratégica, ya que de esa manera sería muy difícil de localizar en caso de ataques enemigos. Lo interesante del trabajo es que lo hicieron de una forma desconocida para la época y según lo relata Herodoto, de una manera impecable y revolucionaria: por primera vez en la historia, los trabajadores comenzaron a excavar el túnel partiendo desde los extremos, un grupo de hombres de cada lado y con la esperanza de encontrarse a mitad de camino, una tarea tan titánica como peligrosa.descarga (24)

Actualmente, con los medios de medición con que cuenta la tecnología, esto se hace sencillo, pero hace 2500 años atrás, la tarea era riesgosa y con muchas posibilidades de no encontrarse jamás en las profundidades de la montaña. Sin embargo Eupalino realizó perfectos cálculos geométricos y matemáticos y varios años después del inicio de las obras, los dos grupos se encontraron a mitad del camino, con una diferencia de cálculo de apenas sesenta centímetros, una hazaña impresionante para esos tiempos.

Con una longitud de 1036 metros el túnel de Eupalino, en Grecia, está considerado como una de las obras maestras de la ingeniería antigua.  Fue descubierto recién en 1882 y su construcción es toda una maravilla de la inventiva.  El túnel tenía un ancho promedio de 1,80 metro y estaba compuesto de dos partes, un acceso y una galería inferior por la que pasaba la canalización . El acceso tenía casi dos metros de alto por 63 centimetros de ancho, excavado en la roca pura.

En las paredes del túnel superior se había pintado en caracteres arcaicos la inscripción parádeigma, que indicaba el modelo a seguir en los trabajos. A lo largo de toda la galería inferior corre una línea horizontal que indicaba el nivel exacto que había de seguirse en la excavación. Así se consiguió una pendiente regular de 0,4 %.  Cada 63 metros hay una señal vertical, que lleva al lado un número y un nombre que es el del jefe y responsable de cada uno de los grupos de trabajos.  Sin duda alguna Eupalino no dejó nada librado al azar y estuvo presente controlando todo, día por día a lo largo de los quince años que demoró su construcción.

Fue el túnel más largo de su tiempo y Eupalino fue ampliamente aplaudido por su brilante logro que se utilizó durante miles de años. Sin dudas un talentoso arquitecto del cual actualmente no se conserva ninguna de sus realizaciones, excepto una estatua sin cabeza que se exhibe en el Museo del Agora en Atenas y que se presume que es obra suya.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *