Fessenden, un adelantado


images (37)Era la Navidad del año 1906. Un telegrafista de un barco que navegaba por el Atlántico estaba sentado frente a su aparato cuando de pronto no pudo dar crédito a lo que oía. 

En vez del código Morse que le vivía taladrando sus oídos, le pareció escuchar la melodía de un violín, seguido de una voz quebradiza que parecía llegar desde el infinito. El hombre, en medio de la mar, creyó que su mente le estaba jugando una mala pasada, pero el sonido era real.

La voz, llegada como de ultratumba, repetía una y otra vez “si alguien me escucha, le agradezco que se lo comunique al señor Fessenden en Brant Rock”. Sin saberlo ni tener idea, el telegrafista había sintonizado la primera emisión mundial de un programa radiotelefónico con voz y música.

Reginald Fessenden era un profesor canadiense, experto en ingeniería eléctrica y prolífico inventor, con 500 patentes a su nombre.  Inventó la radiotelefonía, con la cual podía transmitirse voz y música mediante ondas sonoras continuas. Esto es muy distinto a la telegrafía inalámbrica de Marconi, demostrada con éxito en 1897, pero que en esa época solo podía transmitir el código Morse. En 1902, Fessenden logró emplear las ondas de radio para trasmitir la voz humana a una distancia considerable.

Transmisor de chispa rotativa

Transmisor de chispa rotativa


descarga (27)

Cuando Fessenden comenzó a difundir su “espectáculo”, la idea de voces y diversión transmitidas por radio era totalmente desconocida para el público en general. Su mínimo auditorio estaba formado por radiooperadores a bordo de barcos o en estaciones costeras que controlaban la navegación o eran miembros de la inteligencia militar.

El concierto navideño de Fessenden se difundió desde un mástil de 128 metros en Brant Rock, Massachussetts y tuvo un alcance increíble de 320 kilómetros.  Reprodujo en un fonógrafo parte de la ópera de Handel, con lo que se convirtió en el primer presentador de discos en la radio. Además, en esa oportunidad, una mujer cantó algunos villancicos.

Fessenden y su transmisión se adelantaron mucho a su tiempo. La fabricación masiva de radios empezó bastante tiempo después, luego de finalizada la Primera Guerra Mundial y la estación radiofónica KDKA de Pittsburgh, en Pensilvania, salió al aire el 2 de noviembre de 1920, o sea catorce años más tarde.  Fue financiada por la Westinghouse, fabricante de radios, para promover la venta de aparatos y difundía tanto noticias como diversión y aún hoy sigue funcionando.

Fessenden continuó trabajando en lo suyo y tiempo después inventó el radiocompás, que es un localizador sonoro de profundidades, como asi también un dispositivo de señalización para submarinos.

El apellido de Fessenden no es tan reconocido como el de Marconi, Morse  o Edison, seguramente por no tener tanta prensa ni buscar popularidad, pero sin dudas ha sido un gran inventor y un adelantado a su época. Es bueno brindarle un aplauso.

Falleció a los 65 años, en 1932.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *