Washington, el agrimensor


George Washington fue el primer presidente de los Estados Unidos y se lo considera en ese país como el Padre de la Patria. Había nacido en Virginia el 22 de febrero de 1732, siendo el primer hijo de la segunda esposa de su padre.

No fue un hombre de extrema cultura ya que fue formado solo como agrimensor y adquirió un gran conocimiento de la tierra en lo que fue su zona natal, siendo durante mucho tiempo un activo productor de marihuana.

Su padre y su abuelo también eran hombres de tierras y llegaron a tener varios esclavos. George nunca se llevó bien con su madre y tuvo durante toda su vida una relación muy distante, a punto tal que ya siendo presidente la trataba con un frío “Señora Honorable”. Cuenta la historia que estando su madre embarazada, esta invitó a su casa a varios amigos y durante la velada se desató una feroz tormenta. Un rayo cayó en la casa a través de la chimenea y mató a uno de los invitados, con lo cual la familia de Washington interpretó esto como una señal de pésimo augurio para el niño que estaba por nacer.

Este hombre, pelirrojo y de 1,88 mts de altura es el único presidente de los Estados Unidos que ha sido elegido dos veces para el cargo en forma unánime y fue quien estableció que un presidente en ese país solo puede gobernar como máximo durante dos períodos.  Cuando asumió por primera vez, solo le quedaba un diente natural ya que toda su vida tuvo problemas de dentadura, por eso para jurar como presidente se hizo hacer dos postizos de marfil de elefante y de hipopótamo, los cuales se sostenían con resortes de oro. También llevó siete esclavos negros para que trabajaran en la residencia presidencial.

Después de retirarse de la presidencia, Washington se dedicó a la agricultura hasta que el 12 de diciembre de 1799, pasó varias horas inspeccionando sus fincas a caballo. Lo hizo con nieve y bajo el granizo hasta muy tarde. Cuando se puso el sol regresó a cenar y lo hizo sin cambiar sus ropas mojadas. A la mañana siguiente se despertó con fiebre, fuertes dolores y amigdalitis que luego se convirtió en laringitis y más tarde neumonía.   George Washington murió por esas causas el 14 de diciembre de 1799, a los 67 años y en todo el mundo hubo luto. Incluso Napoleón decretó diez días de duelo en Francia. El nombre de Washington se convirtió en la ciudad capital de EEUU, una de las dos únicas del mundo que llevan el apellido de un ex presidente (la otra es Monrovia, en Liberia).

Su cara está en los billetes de dólar y en la moneda de 25 centavos. Para proteger su privacidad, su esposa Martha quemó toda la correspondencia que se habían escrito entre él y ella y a título póstumo fue nombrado con el grado de General de los Ejércitos de los Estados Unidos, lo que lo convirtió en el oficial de mayor rango en toda la historia de su país.

4701711-close-up-de-george-washington-sobre-un-proyecto-de-ley-de-un-dolar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *