Las Grutas de Frasassi



Gola_di_FrasassiEn 1971, un grupo de científicos que estudiaban la región del Paso de Frasassi, en Ancona, Italia, realizó uno de los descubrimientos espeleológicos mas increíbles del siglo XX:  un extraordinario laberinto de cavernas y corredores subterráneos de 13 kilómetros de largo, situado bajo los montes Apeninos.

El grupo de investigadores atravesó por pasillos y hondos bancos de lodo, hasta llegar a ver enormes estalagmitas que se elevaban como si fueran montañas de cristal, nacidas bajo las sombras y a través de centenares de siglos.

A medida que más se internaban en la fría y húmeda atmósfera de este laberinto de grutas, iban apareciendo fantásticos conjuntos de pilares y columnas similares al mármol, junto a impresionantes cortinas de rocas congeladas, resultado de más de un millón de años de erosión.

El Paso de Frasassi, fue abierto por las correntadas del rio Sentino, que va por los Apeninos hacia el Adriático. Las pronunciadas paredes calizas de este desfiladero están rodeadas de cuevas, una de las cuales alberga una capilla del siglo XI, consagrada a Santa María de Frasassi. También hay una iglesia construída en 1828 a instancias del Papa León XII.

Las colinas que rodean al desfiladero pertenecen al ambiente cárstico, terrenos de caliza modelados por la lluvia, lo mismo que las cuevas enlazadas, los sumideros y los accidentados cursos subterráneos.

La mayor de las cavernas del conjunto de Frasassi es la Gran Gruta del Viento, al cual se accede por un camino plano de 1500 metros que desemboca directamente en las colinas de caliza. Por un breve túnel perforado en la roca, se llega a un espacio del tamaño de una catedral y allí, en el centro está la Sima de Ancona, con una oscuridad que se hunde en las profundidades.

images grutas-de-frasassi_60351 grutas-de-frasassi_60350

Muy cerca está el Gigante, una enorme columna de piedra caliza de superficie acanalada y frente a ella, las Cataratas del Niágara, similar a las famosas que le dieron su nombre, pero en este caso formada por impactantes estalagtitas de enorme tamaño.

Siguiendo un pequeño trecho se encuentra la Sala de las Velitas, bastante más profunda y surcada por destellantes estalagmitas blancas, que parecen velas encendidas rodeadas en su base por pétalos blancos que resaltan por su belleza.

Con su prodigioso conjunto de estalagtitas y estalagmitas alabastrinas, los miles de rincones de las Grutas de Frasassi cortan el aliento. La hermosura de estas cavernas, con un intrincado sistemas de pasadizos y túneles, dejan sin palabras a todo aquel que se adentre por la historia de este planeta increíble.

 

grotte_m300 Genga04 frasassi 4881930_l

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *