Error de Tránsito y Guerra


Archiduque-Francisco-Fernando-de-AustriaEs altamente improbable que una equivocación en una maniobra automovilística de tránsito urbano pueda causar millones de personas muertas. Sin embargo, esto ocurrió y es parte de la Historia.  El hecho tiene fecha y lugar: 28 de junio de 1914 en Bosnia. Fue el día que el destino dio un giro inesperado.

En esa jornada el archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del impero austro húngaro, visitaba Sarajevo la capital bosnia, con el objeto de presenciar la clausura de maniobras militares de las tropas austriacas en aquel país.  El grupo terrorista llamado “Mano Negra” tenía como fin provocar la ruptura de las relaciones de las provincias eslavas del sur y la creación de una Gran Serbia para lo cual planificó un atentado con el fin de dar muerte al archiduque que se desplazaba en un moderno automóvil  de seis plazas, descapotado, fabricado por la marca austríaca Graef und Stif.

La presencia del archiduque de un imperio tan odiado, era toda una provocación, más teniendo en cuenta que ese día se conmemoraba San Vitus, patrono nacional de Serbia. En el camino hacia el centro de la ciudad, el convoy de vehículos debía circular muy despacio y ese era el momento propicio para acabar con la vida de este hombre.  Uno de los activistas fue el encargado de lanzar una poderosa bomba, tipo granada, contra el auto en el que iba saludando el archiduque, el cual alcanzó a ver el movimiento del terrorista.  En un acto reflejo, hizo un movimiento de protección con su brazo y desvió la trayectoria del artefacto que rebotó sobre la loneta del coche y cayó a la calle.

Explotó inmediatamente dañando severamente al vehículo que venía detrás e hiriendo seriamente a varios de los custodios.  La caravana aceleró el paso y mientras los heridos eran trasladados al hospital más cercano, el archiduque fue sano y salvo hasta el Palacio Municipal donde lo esperaban para una recepción.  Había salvado su vida milagrosamente, pero preocupado por la salud de sus hombres, saludó protocolarmente e inmediatamente volvió a ver a los heridos.

En el camino, su chofer se perdió por no conocer la zona y en una intersección céntrica, realizó un giro a la derecha en vez de girar a la izquierda. Era muy cerca del Puente Latino. Dio la casualidad que en una cafetería de esa esquina, se encontraba Gavrilov Princip otro de los terroristas, tal vez maldiciendo y comentando el intento fallido de su compañero.  Pero su suerte estaba cambiando. Seguramente no pudo creer lo que estaba viendo. El destino le colocaba nuevamente al archiduque delante de sus propias narices. Como si fuera poco, el motor del auto se detuvo y eso provocó varios segundos de retraso.

Gavrilov Princip el asesino

Gavrilov Princip el asesino


Rápido de reflejos y mientras el chofer maniobraba para retomar la ruta, Gavrilov extrajo una pistola 9 mm semiautomática y prácticamente a quemarropa le disparó al archiduque y a su embarazada esposa Sofía, con la que paradójicamente ese día estaba cumpliendo catorce años de casado. Gravemente heridos fueron trasladados de urgencia hacia la residencia del gobernador, el punto más cercano, pero Sofía murió en el camino y su esposo, diez minutos después.

Se comenta que el archiduque era tan coqueto, que para que no se le desacomodaran sus uniformes, se los hacía coser una vez puestos, de tal modo que todo permaneciera en su lugar, vaya donde vaya.  Eso hizo que la demora en cortar sus ataduras, complicara mucho las tareas de los primeros auxilios, gracias a los cuales se podría haber controlado la grave herida sufrida. Las consecuencias de este magnicidio fueron tremendas.

Luego de un severo pedido de explicaciones a Serbia, el imperio austro-húngaro le declaró la guerra un mes después. Rusia y Francia movilizaron sus ejércitos y Alemania salió en defensa de Austria, entró Inglaterra y se sumó Italia. Al cabo de unas pocas semanas, las grandes potencias habían iniciado la Primer Guerra Mundial, y en base a viejas alianzas, una veintena de países se vieron mezclados en un conflicto internacional que duró más de cuatro años y provocó más de diez millones de muertos, daño descomunal que tal vez podría haberse evitado si el chofer… no se hubiese equivocado al doblar erróneamente en aquella fatídica esquina…

 

images (7) images (6) francisco1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *