Hombre versus Montaña 1


 

camionindiaEn la India existe un pequeño pueblito llamado Galhour. Eso está cerca de Gaya, en Bihar. Allí nació, en 1934, Dashrath Manjhi, un humilde hombre que tuvo la desgracia de perder a su mujer en 1959.

Ese infortunio lo llevó a realizar una hazaña sin precedentes, desafiando a todos lo que lo trataron de loco, iluso y hasta estúpido.

En aquella fecha, su esposa enfermó gravemente y hubo que trasladarla de urgencia al pueblo más cercano que estaba nada más ni nada menos que a 70 kilómetros por zonas montañosas de difícil acceso. Un enorme bloque macizo se interponía entre los pueblos, obligando a todos a hacer ese largo trayecto para rodear la montaña. La mujer no lo soportó y falleció en el intento.220px-Dashrath_Manjhi
dashrath-manjhi

A partir de ese trágico momento, Dashrath se prometió acortar el camino y apartar la montaña para que los dos poblados estén más cerca. Primeramente intentó convencer a las autoridades gubernamentales para dinamitar el bloque, pero como casi siempre pasa, no tuvo éxito. No hubo nadie que interpretara que un camino de montaña pudiera ser importante. El hombre, muy lejos de bajar los brazos, los puso en movimiento y decidió abrirse camino con sus propias manos. Era cada vez más imperioso mejorar las comunicaciones entre las dos aldeas y poder abrir un paso.hqdefault (1) descarga (19) Dashrath-Manjhi-2

Con las únicas herramietas de un cincel, un martillo y una pala, puso manos a la obra y comenzó a partir la piedra. Día tras día, tarde tras tarde, durante 22 largos años, desde 1960 a 1982, trabajando bajo climas rigurosos y sin faltar jamás. Pacientemente y desafiando cualquier comentario, logró romper la mole y abrir un paso de nueve metros de ancho por el que hoy circulan peatones, motos y bicicletas.

Manjhi logró romper la montaña creando un paso de 110 metros de largo y 7 metros de alto. Redujo así la distancia entre su casa y la ciudad de Gaya de 70 a solo 8 kilómetros. La mayoría de los pueblos de la zona también se vieron beneficiados por su labor, y disfrutan hoy aún hoy de un acceso más fluido con otras localidades.

 “El amor por mi esposa fue la chispa inicial del proyecto de construir un camino. Pero lo que me mantuvo al frente sin miedos ni preocupaciones fue el deseo de ver a centenares de personas cruzando las colinas cuando quisieran”, cuenta.

Con burlas iniciales, sonrisas escépticas y miradas lastimosas, todo eso sólo sirvió para fortalecer su ánimo.  Ahora toda la gente del distrito de Gaya tienen nada más que gratitud por este hombre perseverante que venció a la montaña.

El 17 de agosto de 2007, Dashrath Manjhi, víctima de cáncer vesicular, partió para siempre. Fue despedido por el gobierno indio en un funeral con honores de estado y ahora sí, se propuso crear una carretera asfaltada que lleva su nombre y también un hospital para los habitantes de su pueblo.

Sin duda, su esfuerzo será ejemplo y en toda la región ha quedado su legado y una montaña aniquilada por el tesón de un hombre increíble, que por amor inició una causa monumental.  Causa que hoy es  testigo del poder de la fe, de la constancia y del valor.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Un comentario en “Hombre versus Montaña

  • Marcela

    Que hermoso ejemplo no solo de amor, sino de perseverancia de fuerza de voluntad y de que te importe un comino lo que piensen o digan los demas .
    Gracias por compartirlo