Edificios Inclinados



1024_1306357346_suurhusen-alemania
La ciudad de Pisa, en Italia, tiene una historia muy particular. Sin embargo, nada la iguala con la fama que ha logrado gracias a la inclinación del Duommo Santa Maria Assunta, más conocido como “la Torre de Pisa”.

Dificilmente haya alguien que no la haya oído nombrar o visitar en el mejor de los casos. Su altura de 55 metros la hace espectacular. Con un peso de casi 15.000 toneladas y sus 300 escalones, la Torre es un ícono de la vida medieval, lo cual la ha catapultado a la fama por sus 3,97 grados de inclinación, lo que ha sido durante siglos un problema dificil de resolver para autoridades y amantes del arte.images (3)

Sin embargo y aunque esto parezca imposible, no es el monumento más inclinado del mundo.torres-inclinadas

Ese record ya no le pertenece a Pisa pues lo ostenta un pequeño pueblito de apenas 1500 habitantes en el norte de Alemania, llamado Suurhusen. En efecto, en el centro de sus callejuelas, se levanta un campanario de ladrillos rojos, de 27,37 metros de altura y 2120 toneladas de peso. De diseño simple, se lo ve asombrosamente inclinado sobre el parque que lo rodea.

La capilla data del siglo XIII, pero su campanario fue construido en 1450 y pertenece a la Iglesia Evangelista Reformada de Alemania. Se ha ido inclinando año tras año y hoy ya ha superado a la torre italiana por casi dos grados, ya que la medición oficial indica un ángulo de 5,19 grados.  Eso ha posicionado al campanario como la torre más inclinada del mundo y le permitió lograr de esa manera el Título Oficial de los Récords Guiness.  Situado a apenas 15 kilómetros del Mar del Norte y muy cerca de la frontera con Holanda, el campanario alemán fue levantado sobre cimientos de madera de roble en el siglo XV.  Con el paso del tiempo el terreno de los alrededores se fue secando y ya para mediados del siglo XIX la madera se pudrió por completo, lo que provocó que la torre se inclinara cada dia más.descarga

A partir de ese momento, el ángulo fue creciendo hasta que en el año 1975, por temor a un inmimente derrumbe, se prohibió el acceso al campanario. Diez años más tarde fue reforzado y en la actualidad, al igual que la Torre de Pisa, se lo considera inofensivo y abierto a las visitas.

Obviamente en los dos casos, la inclinación ha sido por motivos ajenos a la voluntad de sus arquitectos. Por eso, tal vez no cuente el hecho de ladear un edificio en forma intencional, tal lo que en muy poco tiempo sucederá en Abu Dhabi.  Allí se va a inaugurar la Torre Capital Gate, con una inclinación programada de 18 grados, superando por poco a las Torres Kio de Madrid.  Para ponerlo en pie, se han tenido que colocar casi 500 pilares a más de 30 metros de profundidad para asegurar la enorme presión que tendrá que soportar el edificio.

Por eso y por ahora, seguiremos admirando la bella inclinación “natural” de la Torre de Pisa y respetando, aún sin tanta fama, el campanario de Suurhusen que ha logrado batirle su histórico record.6434-6 torres-kio-1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *