El Rapto de Manhattan


Javier Perez de Cuellar

Javier Perez de Cuellar

Javier Perez de Cuellar fue el quinto Secretario General de las Naciones Unidas entre 1982 y 1991.  Sin duda uno de los hombres más importantes de la política mundial en esos tiempos.

El 30 de noviembre de 1989, Pérez de Cuellar transitaba con su automóvil sobre el puente de Brooklin en New York, escoltado por su guardia personal, dos hombres que también fueron partícipes de un hecho extremadamente raro.

Esa noche la señora Linda Napolitano, también conocida como Linda Cortile, informa que había sido raptada por seres extraterrestres que la despertaron en su departamento de un piso doce en un edificio de Manhattan, siendo abducida y llevada a un disco volador que flotaba en las cercanías.

Linda Napolitano

Linda Napolitano

Bajo hipnosis, la mujer recordó con lujo de detalles la visita de los alienígenas parados al costado de su cama. Los describió como los típicos “grises”, seres de gran cabeza, baja altura y ojos enormes.  La historia de la mujer no pasó de ser uno más de los tantos que se reportan anualmente en todo el mundo, pero la historia tomó un giro inesperado cuando los investigadores recibieron una carta firmada por dos agentes de la policía, identificados simplemente como “Richard” y “Dan”, los cuales relataban cómo habían sido testigos de ese secuestro.  Estos hombres, que en un principio se negaban a ser identificados, eran los guardaespaldas personales del secretario general de las Naciones Unidas. 
1_392
LindaFloating

Contaron que junto a Perez de Cuellar se dirigian al helipuerto de New York cuando de pronto circulando sobre el puente de Brooklin, el automóvil se detuvo y todo el sistema eléctrico se paralizó. Lo mismo pasó con los escasos autos que circulaban por la zona en ese momento.  Una mujer llamada Janet Kimble, relató lo mismo, contando que a las 03:00 todas las luces del puente y los motores de los vehículos fallaron.  Bajó de su auto y junto a muchas personas pudieron ver un ovni en las alturas, y la figura de una mujer que era elevada en una especie de rayo y se perdía en el interior de aquel aparato.  El relato era similar al de los agentes de Perez de Cuellar, siendo el propio Secretario de la ONU testigo principal de aquella extraña abducción.

Un tiempo después, se descubrió en la nariz de la secuestrada, un objeto metálico que sugirió la idea de que se trataba de un implante extraterrestre. Dos semanas después de las radiografías, Linda Napolitano sufrió una repentina hemorragia mientras dormía y luego se comprobó que el implante ya no estaba, sospechandose que había sido retirado por los mismos que lo pusieron al ver que había sido descubierto.microchiphopkins

Para el año 1993 esta historia había atraído el interés internacional y fue investigado por los principales periódicos mundiales, tales como el “Wall Strett Jorunal” y “The New York Times”.  El caso está registrado como una de las abducciones que registran más testigos, siendo la presencia del Secretario de las Naciones Unidas un detalle por demás significativo. Muchos han especulado con la idea de que el secuestro simplemente fue realizado al solo efecto de demostrarle a uno de los hombres más representativos del momento y por ende a todo el plano internacional, de la presencia de seres de otros mundos que visitan y dominan a su antojo a nuestro planeta.

Javier Perez de Cuellar nunca dio un comunicado oficial, pero el caso es excepcionalmente raro ya que es muy difícil contar con un caso tan documentado, teniendo decenas de testigos, incluyendo al Secretario de las Naciones Unidas y a dos de sus más directos guardaespaldas, los cuales se identificaron como agentes de la CIA.

El tema fue ampliamente investigado por Budd Hopkins un pionero en el estudio de las abducciones, quien incluso publicó un libro con los detalles de este caso, participando del relato un testigo que ratificó los dichos y las vivencias de los otros testigos, pidiendo que se le respete su anonimato por razones obvias. Ese testigo no sería otro que el propio Javier Perez de Cuellar.

Hoy en dia, este caso está considerado como uno de los mejores documentados, aunque lógicamente existen detractores e incrédulos, sobre todo teniendo en cuenta la presencia y el testimonio increíble de un diplomático de la importancia de Pérez de Cuellar, uno de los hombres con mejores antecedentes dentro del campo político internacional.


GRISES

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *