La Batalla de Nuremberg


screenshot_2En el año 1561, nadie podía imaginar la existencia de aviones. Incluso faltaban más de dos siglos para que los hermanos Montgolfier experimentaran con el primer globo aerostático.  Por eso, difícil parece ser que cientos de personas puedan sufrir un fenómeno de psicosis colectiva que pasó a la historia como uno de los hechos más extraños de Alemania.

En la madrugada del 14 de abril de aquel año, apenas el sol se elevaba por sobre el horizonte de Nuremberg, y mientras muchas personas ya estaban yendo a sus labores, sus ojos se elevaron hacia el cielo y fueron testigos de un hecho que nadie pudo explicar hasta el día de hoy.

El espacio aéreo que rodeaba la ciudad estaba repleto de objetos de todo tamaño y forma. Cilindricos, con forma de platos o cruces,  que iban y venían en grupos o solitarios. Muchos de ellos liberaban desde sus entrañas, aparatos esféricos más pequeños de gran velocidad. Al poco rato se trenzaron en una batalla casi silenciosa pero extraordinaria.

El diario “La Gaceta de Nuremberg” dejó plasmado su relato para la historia futura y el inicio del debate. Decía que una “terrible aparición inundo el cielo y con formas cilíndricas del cual salieron esferas negras, rojas, naranjas y azul-blanco que salían de él”. Entre las esferas llegaron otros objetos – “con forma de cruces y con el color de la sangre”.

El diario afirmó que el espectáculo fue espantoso ya que era una lucha entre todos y fue observado por numerosos hombres y mujeres de la ciudad.  El relato pormenorizado seguía detallando que ““de aproximadamente 3 en la extensión, de tiempo en tiempo, cuatro en un cuadrado, muchos permanecían aislados y entre estas esferas, uno podía ver una serie de cruces del color de la sangre. Luego se podían ver dos tubos grandes, en cuales tubos pequeños y grandes, estaban 3 esferas, incluso cuatro o más. Todos estos elementos comenzaron a luchar uno contra el otro.” 

Interpretación artística de la época

Interpretación artística de la época

dibujos de la época

dibujos de la época

En efecto, se desencadenó una feroz batalla aérea.  Los testigos señalaron que varias de esas naves eran como “tubos de cañones”, única tecnología de la época con la que podían comparar.  Se lanzaban unos contra otros y la pelea duró aproximadamente una hora, tiempo en el cual muchos de los objetos explotaban, se incendiaban y caían a tierra donde desaparecían tras una especie de nube de humo.

El cronista, muy impresionado con el fenómeno, escribió: “En el momento cuando amaneció, uno podía ver muchas bolas grandes negras que se movían a gran velocidad en el aire hacia el Sol, entonces hacían medias vueltas, golpeándose uno contra los otros como si estuvieran peleando una batalla, un gran número de ellos se hicieron rojos e ígneas, después de eso se consumieron y se extinguieron en una espesa nube de humo.”

Gaceta de Nuremberg 1561

Gaceta de Nuremberg 1561

 

La pelea terminó cuando una enorme nave con forma de lanza negra, entró en escena y decididamente puso fin al caos espacial.

Obviamente, en esos tiempos, lejos de imaginar una batalla aérea de cualquier tipo, los habitantes de Nuremberg lo interpretaron como la ira de Dios.  El mismo periódico publicó al día siguiente:

relato impreso al dia siguiente

relato impreso al dia siguiente

“Los temerosos de Dios no descarten estos signos, incluso llevenlos al corazón como una advertencia de su anunciación misericordioso con San Emidius Padre celestial. Recompongan sus vidas y fielmente rueguen a Dios, que él evite su ira, incluyendo el castigo merecido, en nosotros, para que podamos, temporalmente estar aquí y perpetuamente allí, vivir como sus hijos.”

Nadie sabe que fue lo que sucedió aquella mañana de 1561. Sin embargo, el relato de los acontecimientos quedó intacto y se conserva actualmente en la Biblioteca Central de Zurich, en Suiza.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *