La Condesa insaciable


Cuando se habla de asesinos en serie, casi todos pensamos en una figura masculina. Sin embargo, es una mujer la que se lleva los laureles de ser la más implacable y perversa asesina de la historia. Su nombre: Elyzabeth Bathory.

8364093-256-k316048

Nació en Hungría en 1560, en el seno de una familia aristocrática y a los quince años se casa con el conde Nadasdy, que obligado por sus actividades de batalla, deja sola durante mucho tiempo a su flamante esposa.  Una infancia taciturna, un matrimonio complicado y una suegra tirana, fueron tal vez el condimento que le terminó de arruinar la cabeza.

Elyzabeth era una mujer culta, en una sociedad donde la mayoría de las mujeres apenas si sabían leer o escribir.  Una vida solitaria y aburrida la llevó a tener relaciones lésbicas con jóvenes a las cuales les retorcía alfileres en la piel para verlas sufrir y a su vez, descargar tensiones.  Así empezó.  Con el paso del tiempo logró reunir un pequeño grupo de ayudantes que le proporcionaban mujeres pobres de los alrededores, a tal punto que durante el tiempo que duró su locura, la zona prácticamente se despobló.

Lo peor sucedió cuando creyó que bañándose en la sangre de esas mujeres podría conservar su juventud.  Montó en poco tiempo una verdadera industria del crimen, desangrando adolescentes y sumergiéndose en sus líquidos.  Una larga serie de perversiones sexuales, torturas y asesinatos femeninos fue el epílogo de una espantosa vida criminal.  Una vez descubierta, su camarilla fue condenada a la hoguera y ella fue recluida de por vida en una habitación tapiada, donde murió apenas tres años después el 21 de agosto de 1614, ya cincuentona.

Durante los cerca de treinta años que duró su macabro reinado de terror, anotó exhaustivamente en un diario, casi con orgullo, el detalle de los vejámenes y muertes que llevó a cabo: fueron exactamente 616 mujeres asesinadas, lo que indica un promedio aproximado de una muerte cada quince días.  Lo que se dice, una muchacha brava.

elisabeth20bathoryyf0 elizabeth-bathory-portrait

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *