La Isla Basura


El hombre ha sido, a través de la historia, el mayor causante del deterioro del planeta en base a sus actividades y costumbres.  Hace unos pocos años atrás, se anunció el descubrimiento de un nuevo continente y el mundo quedó sorprendido.

La noticia era irónica, porque lo cierto de la historia es que una enorme isla del tamaño de la península ibérica flotaba en el Pacífico Norte. Se trata de una enorme masa de material plástico, producto de basura humana, desperdicios y elementos de todo tipo, forma y tamaño.

La ubicación de dos masas de residuos es al suroeste de Japón y al noroeste de Hawai. Se calcula que comenzaron a formarse en la década de 1950 por la acción del vórtice de las corrientes subtropicales del Pacífico Norte que causan un giro de corrientes oceánicas que aspira basura haciendo que se acumulen y se unan entre ellas.  Debido a estas corrientes se ha amontonado material plástico residual de playas y costas, desechos de barcos junto con basura que se compacta hasta convertirse en un enorme basural oceánico.

Esto que parece una isla descomunal, no es visible a través de fotos satelitales porque está compuesta por particulas suspendidas, las que se forman cuando el plástico se degrada por efecto del sol.  A diferencia del plástico biodegradable, los plásticos fotodegradables se desintegran en pedazos más pequeños, aunque permanecen siendo polímeros y este proceso avanza hasta llegar a nivel molecular. El plástico, al final, llega a ser de un tamaño tan pequeño que puede ser comido por los organismos marinos que viven cerca de la superficie, por lo cual entra en la cadena alimenticia y hace estragos en la vida oceánica natural. Durante los últimos quince años se estima que, debido a este tipo de contaminación, murieron más de un millón de aves marinas y cientos de miles de mamíferos. La supervivencia de muchas especies está en riesgo. La investigadora Miriam Goldstein en 2012 recogió ejemplares de animales marinos y muestras de agua en el mar de California y se encontró con que casi el 10% de los peces había ingerido plástico.

En realidad hay cinco grandes acumulaciones de residuos que coinciden con los cinco grandes giros de circulacion de agua superficial oceánica. El Programa Ambiental de las Naciones Unidas, estimó en 2006  que por cada milla cuadrada del océano Pacífico había 46.000 piezas de plástico y el 5 Gyres Institute de Los Ángeles ha calculado que en las aguas del planeta flotan actualmente un mínimo de 5,25 billones de partículas de materiales plástico.

Todo es producto de la industrialización, el descuido y la falta de respeto del hombre por la naturaleza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *