La Venecia de Japón


11_02Cuando se habla de una ciudad  donde los habitantes conviven con el agua, seguramente la primera imagen que nos viene a la memoria es la emblemática Venecia. Sin embargo, en el mundo hay varias ciudades donde el agua es el factor principal, el sitio por donde se circula, se vive y se sufre en muchos casos.

Una pequeña ciudad de Japón es muestra de eso. Se llama Ineno Funaya y está formada por apenas 200 casas de madera, que se alzan curiosas entre las montañas y el océano en la zona provincial de Kyoto.  Sus pobladores, la mayoría de los cuales viven de la pesca, fueron los creadores de las “funayas” que no son otra cosa que casas flotantes.

Obviamente esto no fue un capricho o una especulación para el turismo. Fue una necesidad laboral ya que las tareas de la pesca hizo que hubiera que aprovechar al máximo las escasas porciones de tierra que se repartían en las orillas.  Estas funayas tienen una arquitectura muy especial. En la parte inferior es donde se alojan los botes, o sea una especie de garage que sirve tanto para resguardar las pequeñas naves, como para almacenar los productos del día laboral. Hay espacio suficiente para un barco, un lugar para poner equipo, y un taller. Aquí se realizan los preparativos para los viajes de pesca, el mantenimiento de las redes y el secado de los peces.   En el piso superior es donde las familias han construido sus viviendas particulares, tarea que se inició en 1954 con unas pocas cabañas, pero que en la actualidad supera los cinco kilómetros de costa.base_image 695-a8079905e8091ab3a30899a40126b657 695-9b0236b0942b725d1f520302e2b6be6b 695-0ced2440bc5836c451d0ca543d1e0647 00037_0002_ine-no-funaya_ine-no-funaya-is-these-traditional-boathouses_sub_pc

La poca tierra que rodea el poblado, sirve para brindarle a la zona una protección especial contra el viento, el clima que puede cambiar de un momento a otro, los fuertes vientos y las olas gigantes que en Japón nunca dejan de ser una amenaza.

Cuando se contemplan las casas desde el mar parecen literalmente estar flotando sobre la superficie del agua. Este entorno paisajístico se ha utilizado como locación en numerosas películas además de ser uno de los enclaves turísticos más famosos de Japón. Aunque hay más de 230 casas funaya, esta zona ha sido la primera localidad pesquera en ser declarada “zona importante de conservación histórica” de Japón.

Ineno Funaya ha sido declarada como área protegida, pero dada la belleza de su entorno y la curiosidad que presenta ser una especie de mini Venecia, en los últimos tiempos han florecido restaurantes típicos y bares que ofrecen comidas marinas a los viajeros que se acercan a conocer esta curiosidad donde el agua es compañía, naturaleza y riesgo permanente.  Una forma de vida que para los que hemos nacido y vivido rodeados de asfalto, puede parecer curiosa, pero que no es otra cosa que una manera especial de vivir y convivir rodeado de naturaleza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *