¿Qué es la Vida?


images (4)¡¿ Qué es lo que hace que un ser tenga vida?. Aunque la pregunta suene capciosa, todavía la ciencia no ha logrado explicar cual es la fuerza motora que anima a una mariposa, a un sapo o a una hortaliza, pero que está ausente de una roca de cualquier montaña o de un ladrillo de tu casa.

Los seres vivos respiran, se nutren, transforman su alimento en energía, crecen, se reproducen y reaccionan a diferentes estímulos. Pese a todo esto, cualquier viajero del espacio que llegue a nuestro planeta, basado en estos principios, podría creer que la principal forma viviente en la Tierra es…el automóvil. Hasta cierto punto respiran, se alimentan, excretan, transforman su alimento en energía, se mueven y responden a estimulos. Y como si fuera poco, se adaptan a su ambiente. Sin embargo hay algo que no poseen: vida.images (3) images (2) images (1) descarga (1)

Los autos no pueden reproducirse ni sentir amor, ni odio ni tristezas. No tienen manera de crear ejemplares de su misma naturaleza como lo hacen las plantas o los animales. Por esa razón sin la ayuda de los humanos, muy pronto se oxidarían, dejarían de funcionar y se extinguirían.

Por eso la pregunta sigue siendo insoluble. ¿Cuál es el límite entre la vida y lo que no es vida?.

Los virus, por ejemplo, son organismos que parecen existir en ese limite, ya que carecen de núcleo celular que en seres mas complejos es el regulador y la fuente de reproducción. Para reproducirse necesitan de otras formas de vida, proliferan cuando invaden células vivas, las ocupan y se nutren de su acido nucleico para reproducirse.  Al marcharse los nuevos virus para infectar nuevas células, destruyen la célula que los albergó.  En el caso de los virus, la dependencia de un cuerpo huésped es absoluta: si se les extirpa de los tejidos vivos no muestran signos de vida. Así es que se vuelven moléculas inertes.

En la universidad de California combinaron las sustancias químicas adecuadas y crearon virus artificiales. Al introducirlos en células vivas adquirieron vida propia y se valieron de éstas para crecer y reproducirse.

Las sustancias empleadas fueron moléculas de proteína y acido nucleico, componentes básicos de los seres vivos. Pero pese a semejante hazaña, nadie ha podido explicar qué hace que dichas sustancias adquieran “vida”.  La ciencia actual no sabe, no tienen la menor idea, qué es ni de donde proviene la “fuerza vital” que diferencia a aquellos sapos, mariposas u hortalizas de las que hablamos, incluido el ser humano, de las rocas de cualquier montaña o del auto que está en tu garaje.

Para unos es producto de la genialidad de un Dios. Para otros, un misterio que algún dia se develará como se devela todo.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *