La Venecia del Miedo 1


Vista-de-VeneciaLa fundación de las ciudades, siempre está rodeada de hechos heroicos o situaciones forzadas, la mayoría de las cuales muchas veces se desconoce. 

Una de esas historias es la que hoy despierta y evoca imágenes repletas de pasión.  Porque tal vez una de las ciudades más curiosas y románticas del mundo sea Venecia con sus góndolas que recorren suavemente las aguas del Gran Canal, con sus palacios del Renacimiento reflejados en las tranquilas aguas que todo lo rodean.  Venecia es una postal moderna con sus plazas llenas de luz y de amor, junto a las palomas y gaviotas que revolotean pacíficamente por sobre los puentes de arcada.

Sin embargo no hubo nada romántico en su fundación. Venecia nació de la desesperación y el miedo. Hace 1500 años atrás, la actual Roma vivía tiempos complicados. El Imperio romano se estaba cayendo a pedazos y sufría la embestida de feroces invasores bárbaros del norte, que entraban en su territorio y asolaban lo que se interpusiera en su camino.images (31)

El área sobre la que actualmente se asienta Venecia, en aquel entonces consistía en un conjunto de isletas y pequeños pedazos de tierra sobre una laguna en forma de media luna, totalmente estéril, cenagosa, maloliente y mugrienta.  No había nada que tuviera a su favor, excepto que era una zona que brindaba, justamente por estas características, cierta seguridad.

En el año 452, cuando Atila y sus bravos hunos saquearon la ciudad de Aquilea en tierra firme, los habitantes huyeron a estos pantanos, salvando su pellejo. Un siglo más tarde, la invasión de los lombardos empujó a los aterrorizados pobladores de las ciudades, a buscar refugio en las isletas y así fue que, entre desesperación, miedo y experiencia, los recién llegados aprendieron rápidamente a enfrentarse con un medio hostil pero seguro: un entorno acuático de difícil subsistencia pero no imposible.  Protegieron con estacas las isletas de lodo, construyeron palafitos y unieron las pequeñas zonas sin agua entre sí rellenando los canales.

Situada cerca del centro de la laguna, Venecia fue adquiriendo pujanza sobre las demás colonias menores y para el Siglo VIII era una república aristocrática independiente con un gobernante electo, al que llamaban Dux.  Así siguieron varios siglos de prosperidad económica, política y cultural. Nada hacía prever que pudiera surgir del lodo y la ciénaga, una pujante e increíble sociedad. Hacia fines del Siglo XVIII, en el archipiélago de bancos de lodo e isletas que componen la histórica ciudad, ya se habían construido más de 200 palacios, la mayoría de los cuales aún perdura.

Hoy Venecia es un imán turístico, una ciudad que desborda romanticismo. Una imagen extraña rodeada de canales y gondoleros, bares y plazas, puentes y vaporettos…Millones de turistas al año, poemas y películas han hecho de Venecia una de las ciudades más famosas del mundo.

Extraño destino para la que en otros tiempos fue una de las zonas más desoladas de la Tierra.

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Una idea sobre “La Venecia del Miedo